Remedios para piernas hinchadas


Durante los meses del verano, más del 75% de las mujeres mayores de 35 años sufren de piernas hinchadas.
La presencia repentina de un exceso de líquido en algún órgano o tejido del cuerpo que, en ocasiones, puede ofrecer un aspecto de hinchazón es lo que los profesionales de la salud conocen comúnmente como edema. De acuerdo con esta referencia, las piernas hinchadas se tratan de la presencia de un edema en nuestras extremidades inferiores.
Las piernas hinchadas también pueden ser provocadas por inflamaciones debido a golpes o enfermedades, pero en estos casos, la hinchazón está acompañada de dolor intenso y dificultad para mover la pierna.
Al tratarse de un proceso lento, que casi nunca aparece de manera repentina a no ser que esté causado por una dolencia grave, los primeros síntomas son más evitables, y se pueden tratar con mayor rapidez. Aun así, es importante consultar con un médico siempre que la hinchazón no mejore de un día para otro o provoque dolor muy fuerte, una vez que puede ser señal de un problema de salud que debe ser tratado adecuadamente.


Causas más frecuentes

  • Problemas vasculares y mala circulación. Una circulación eficiente resulta fundamental para oxigenar y drenar los tejidos por lo que, en muchas ocasiones, la aparición de varices o arañas vasculares no sólo son un problema estético, sino que también detonan una insuficiencia circulatoria o deficiente.
  • Existe mucha población con este fenómeno, especialmente las mujeres que son más tendentes a sufrir piernas hinchadas que los hombres. Además, la edad, si no se pone remedio, acentúa los síntomas siendo bastante común en personas de edad avanzada. Con respecto a la genética, así se hereda un trastorno en el sistema linfático o circulatorio de los progenitores, como son las piernas hinchadas.
  • Sobrepeso, lo que puede dificultar la eliminación de líquidos desde las zonas linfáticas, provocando una mayor hinchazón en la zona desde la rodilla hasta el tobillo.
  • Permanecer mucho tiempo de pie o sentado, lo cual dificulta el trabajo de las venas por las piernas para transportar la sangre de vuelta al corazón y, por esta razón, la sangre se acumula en las piernas, aumentando la hinchazón durante el día.
  •  El embarazo es una de las principales causas de las piernas hinchadas en mujeres entre los 20 y 40 años ya que, en esta etapa de la vida de la mujer, hay aumento de la cantidad de sangre en el organismo. Además de esto, el crecimiento del útero también dificulta la circulación sanguínea de las piernas, promoviendo su acumulación, especialmente después del quinto mes de gestación.
  • Uso de fármacos. Algunos medicamentos utilizados en el tratamiento de la diabetes, hipertensión o del dolor como el Naproxeno pueden facilitar la acumulación de líquidos en las piernas.

Remedios contra las piernas hinchadas

  • Es importante mantenerse activo ya que, al no ejercitar el cuerpo, las venas se vuelven frágiles y los órganos no funcionan correctamente. La circulación empeora en aquellas personas que llevan una vida sedentaria, provocando sensación de pesadez y acumulación de líquidos. Dedicar, al menos, 30 minutos diarios a realizar ejercicios, ya sea caminar, nadar, subir escaleras o montar en bicicleta, así las venas se fortalecerán y todo el cuerpo, en general, funcionará con mayor rendimiento.
  • Se debe evitar quedarse más de 2 horas de pie o sentado, haciendo pequeños intervalos para hacer estiramientos y mover las piernas. Al final del día, se puede hacer un masaje en las piernas o elevarlas por encima de nivel del corazón para facilitar la circulación.
  • Es un hecho que el agua es fundamental para el organismo, ya que cada célula, órgano o tejido del cuerpo se compone de agua en mayor o menor medida, de ahí que casi un 70% de nuestro peso se compone de este mineral. El problema llega cuando se da un exceso de líquido retenido entre las células, y no dentro de ellas, que puede causar, entre otras cosas, esas molestas piernas hinchadas.

  • En los casos relacionados con la toma de medicamentos, se debe consultar al médico que lo prescribió para cambiar el tipo de fármaco, en caso de que la hinchazón surja después de comenzar a tomar este tipo de medicamentos.
    - Evitar la ingesta de sal, que sólo provoca retención de líquidos y ayuda a que la inflamación se acentúe.

Fuentes: Plusesmas
La Opinión

Comentarios