Consejos para la limpieza de tu plancha


La plancha es uno de los electrodomésticos que menos atención recibe respecto a la hora de su limpieza, sin embargo, ésta resulta fundamental para conservar su correcto funcionamiento y, en el peor de los casos, evitar que estropee las prendas.
Es necesario conocer lo métodos de limpieza para:
  • El depósito. Una vez asegurada la falta de corriente, introduciremos en el depósito una mezcla de partes iguales de vinagre y agua. Tras conectar la plancha, se vaciará el depósito con ayuda del botón de vapor.
  • La superficie. Para su limpieza habitual, se frotará la superficie con un paño húmedo con un detergente suave, ya que uno demasiado abrasivo puede dañar la superficie de la plancha. Luego, simplemente, se retirarán las impurezas secándola con un paño seco.

Trucos para la limpieza de la plancha

  • Bicarbonato de sodio. Como primer remedio aconsejamos usar una mezcla de una cucharada de agua con dos cucharadas de bicarbonato, lo que dará como resultado una pasta, la cual se extenderá por la base de la plancha y se dejará actuar durante unos minutos. Posteriormente, se eliminarán los restos con un paño húmedo y, con la ayuda de un palillo para los oídos, se higienizarán los agujeros
  • Limón. Tras asegurar que el aparato se encuentra desenchufado y frío, partir el limón por la mitad y exprimir cada una de sus partes hasta convertirlo en zumo. Mezclar el jugo de limón con bicarbonato de sodio hasta formar una especie de pasta. Empapar un trapo limpio con el compuesto y limpiar la base de la plancha
  • Vinagre. Calentar un poco de vinagre blanco, sumergir un paño limpio en él y pasarlo por la base de la plancha. Si las manchas se resisten agregar dos o tres cucharadas de sal, la cual debe disolverse por completo sin que el vinagre llegue a hervir. Dejar que se enfríe y con un paño, pasar la mezcla por la base de la plancha
  • Detergente. El detergente de ropa también es muy efectivo para las planchas antiadherentes, y el lavavajillas para cualquier tipo de plancha. Calentar un poco de agua, echar un par de gotas y empaparlo en un paño, con el cual se frotará la superficie
  • Agua destilada y vinagre. Llenar el depósito de agua a partes iguales de agua destilada y vinagre blanco. Activa el vapor y plancha una tela gruesa de algodón durante 5 minutos. Vaciar el depósito y limpiar la base de la plancha con un paño limpio
  • Sal. Para eliminar las quemaduras en la plancha, tomar un paño seco y esparcir en él varias cucharadas de sal de mesa. Esperar a que la plancha se caliente y frotar desde delante hacia atrás hasta que las marcas de quemaduras desaparezcan.
  • Para quitar el óxido. Con una limpieza en profundidad es posible acabar con el problema del óxido. Preparar medio vaso de vinagre blanco con una cucharada de sal común, remover hasta que ésta quede disuelta totalmente. Enchufar la plancha y verter esta mezcla en el depósito; dejarlo actuar. Poner la temperatura más alta, con el ajuste de vapor de agua para que éste arrastre toda la suciedad, incluido el óxido. Rellenar, otra vez el depósito con agua y sal. Volver a repetir la operación de planchado sobre el paño para que salgan los restos de vinagre y posibles residuos de óxido.

Fuentes: Mediatrends

Comentarios