Recomendaciones para vencer la Astenia


La astenia corresponde al término médico que designa la fatiga física. Se caracteriza por una debilidad generalizada y prolongada del organismo y una disminución del poder funcional. A diferencia de una fatiga normal, este estado de agotamiento no ocurre tras un esfuerzo y no desaparece con el reposo.
Puede tratarse de un estado aislado o síndrome de fatiga crónica o de un síntoma de una enfermedad. El resultado es un difícil diagnóstico.
La asteni es una dolencia muy frecuente, de hecho, casi el 50% de los pacientes se quejan durante una visita al médico.
La astenia ocurre durante las primeras semanas de la primavera y se debe a una alteración de los ritmos circadianos que genera cambios en la producción de endorfinas, serotonina, melatonina y otras sustancias del sistema nervioso, lo que provoca una sensación de decaimiento físico e intelectual, según explica el doctor Miguel Martín Almendros, coordinador del Grupo de Trabajo de Fisioterapia de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). Es un trastorno adaptativo, hasta que el organismo consigue autorregularse y sentirse cómodo en el nuevo entorno.

La prevención es fundamental

Para hacer frente la astenia, el primer paso a seguir es la prevención, siguiendo una dieta equilibrada que incluya verdura y hortalizas para asegurar la ingesta de vitaminas y minerales. Junto a la dieta, es fundamental dormir bien, al menos 8 horas diarias para un óptimo descanso, siguiendo una rutina de sueño, es decir, acostarse y levantarse a la misma hora y mantener hábitos de vida saludable.
Por supuesto, estas pautas no aseguran que una persona no llegue a sufrir este trastorno, debido a que es una consecuencia de la mala adaptación del organismo a los cambios de estación, como hemos señalado anteriormente.

¿Cómo superar la astenia primaveral?

  • Desayuno energético, a base de alimentos con alto contenido energético puede ayudar a combatir los síntomas propios de la astenia primaveral, según la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA). Se recomienda consumir alimentos que aporten hidratos de carbono, proteínas, lípidos y vitaminas
  • Se deben realizar cinco comidas al día. Así evitaremos bajadas de glucosa, que pueden aumentar la sensación de fatiga y afectar al estado de ánimo. Seguir una alimentación que aporte energía y sean ricos en antioxidantes, como los frutos rojos, el tomate y las naranjas, con el fin de sentirnos más activos y menos apáticos. Apostar por alimentos frescos y evitar los productos preparados
  • Sol, los expertos aconsejan tomar el sol 10 minutos al día durante todo el año, a ser posible a primera hora de la mañana, con el fin de cargar pilas y conseguir vitalidad
  • Respetar los patrones del sueño, estableciendo una rutina de descanso. Es muy importante no escatimar en horas de sueño y concedernos las que nuestro organismo nos demand
  • Mantener un buen nivel de hidratación, bebiendo entre 1 y 2 litros al día, preferiblemente entre agua e infusiones para favorecer la función renal e intestinal, eliminar toxinas y que el organismo no se sobrecargue con sustancias de desecho. Es conveniente evitar los refrescos azucarados y las sustancias estimulantes

Comentarios