La importancia de actuar rápido ante un Ictus


El Ictus se considera una enfermedad del siglo XXI. El estilo de vida y el envejecimiento de la población ha contribuido en el aumento de personas que sufren un ictus, pero como cuenta Alberto Giménez, presidente de la Fundación Casaverde, actualmente se han incrementado un 50% de los casos desde el año 2000, pero gracias al Programa de Atención Sanitaria de Ictus, las defunciones han disminuido un 50%.
Los factores de riesgos más importantes son:
  • Edad
  • Hipertensión Arterial
  • Anormalidades cardíacas: corazones dilatados, arritmias, angina, infartos...
  • Tabaquismo
  • Sedentarismo


El ictus sucede de repente y, habitualmente, no avisa. Se produce por la falta súbita de llegada de oxígeno a una parte del cerebro, bien por cierre o bien por rotura de una arteria. En muchos de los casos, si se interviene a tiempo es posible revertir parte o todo el daño causado. Por ello, también en este caso, el eslabón más importante de la cadena de emergencias son las personas que rodean al paciente al que le sucede el ictus. Si reconocen los síntomas y consultan inmediatamente, las posibilidades de salvarle son altas.

¿Por qué es importante la actuación rápida?

Un coágulo de sangre en el cerebro puede traer consecuencias irreversibles. Los síntomas pueden comenzar con pérdida de fuerza en un lado del cuerpo, visión borrosa en uno o los dos ojos, dificultad para expresarse con claridad, fuerte dolor de cabeza o desequilibrio. Estos indicadores pueden estar advirtiendo al cuerpo que va a sufrir un ataque cerebrovascular, y lo más importante en estos casos es actuar lo más rápido posible.
Es fundamental para las consecuencias que el ictus puede tener en un paciente, identificarlo a tiempo para poner la solución lo más rápido posible. Una vez que se empiezan a padecer los síntomas, el tiempo en llegar al hospital será clave para las secuelas que pueda acarrear en la persona, lo ideal es no superar las 2 horas, de este forma, puede que no queden secuelas, pero siempre tendrá que ser menor de 4 horas.


Existe un protocolo que se creó en 2008 en el Hospital de la Paz de Madrid y que se ha ido replicando a nivel nacional con la Unidad de Ictus. En diferentes se encuentra un equipo de 24 horas que, en cuanto recibe el aviso de la ambulancia, se dedica a revisar el historial del paciente y a preparar el plan de actuación para proceder lo más rápido posible. Para deshacer un trombo se utiliza la técnica de la trombosis para disolverlo a través de fármacos, o en caso de ictus isquémico agudo, se emplea microcatéter para capturar y extraer el trombo. No todos los hospitales tienen Unidad de Ictus, pero están empezando a usar la telemonitorización por si tienen que actuar de urgencias desde cualquier otro hospital.
Todas las comunidades autónomas tienen implementado el código ictus y se sigue trabajando para mejorar el tiempo de respuesta a un ataque, pero para ello es que la población conozca los síntomas y sepa identificarlos.
Los expertos insisten en emplear los recursos en formar a la población para avanzar en términos de salud.

Campaña de concienciación en las farmacias

Con el objetivo de mejorar el conocimiento social y, por ende, reducir el número de casos, el Consejo General de Farmacéuticos, la Sociedad Española de Neurología y la Asociación de Pacientes Freno al Ictus han puesto en marcha una campaña de prevención para dar a conocer a la población a través de las oficinas de farmacia los riesgos de esta enfermedad, cómo prevenirla y cómo actuar.
Para ello, según ha informado el presidente del Consejo General de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, se van a distribuir en las farmacias 22.000 posters y 220.000 dípticos en las cuatro lenguas cooficiales, así como una guía sobre las manifestaciones clínicas, etiología, manejo en fase aguda, tratamiento farmacológico y el papel que puede jugar el farmacéutico.


Comentarios