Factores que aumentan el riesgo de padecer Parkinson


La enfermedad del Parkinson es la segunda enfermedad degenerativa más común en el mundo después del Alzheimer. Esta enfermedad tiene una incidencia y prevalencia en España similar al resto de Europa. Con la estimulación de población actual se obtiene que debe haber en nuestro país, al menos, 300.000 pacientes con Parkinson y, al menos, un nuevo caso por cada 10.000 habitantes al año, lo que produce gran impacto en la calidad de vida de cada paciente y aumenta a casi el doble la mortalidad de los afectados.
En Asidom conocemos estos datos gracias a la Sociedad Española de Neurología.


Los profesionales y administraciones realizan un gran esfuerzo para proporcionar asistencia de calidad. A pesar de ello, es mucho el camino que queda por recorrer para que una asistencia de calidad, eficaz y multidisciplinar sea universal para todos los pacientes con esta enfermedad.
Actualmente, se desconoce el origen de esta enfermedad, a excepción de casos producidos por traumatismos, medicamentos, formas hereditarias o drogodependencia.

Genética

Según la Fundación Española de Enfermedades Neurológicas (FEEN), la causa hereditaria se estima entre un 10 y 15% de los diagnósticos, y en casos de inicio temprano logra alcanzar el 50%. Estos casos son conocidos como Parkinson Familiar, y es habitual que en una misma familia se de un largo historial de dicha enfermedad.
Existen familias en las que puede existir una mutación genética que sea autosómica dominante, es decir, si la persona hereda un solo gen mutado, desarrollará Parkinson.
Generalmente, la mitad de los hijos heredan el gen mutado.

Edad

La enfermedad del Parkinson, que por el momento es incurable, puede afectar a toda la población, sin distinción de edad. Contrariamente a lo que la opinión pública cree sobre esta enfermedad, no se trata de una patología exclusiva de las personas mayores, aunque sí es cierto que la mayoría de los enfermos superan los 60 años.
Según los resultados de un reciente estudio poblacional, dicha enfermedad crónica neurodegenerativa fue la más frecuente del anciano, con una tendencia ascendente según la edad.


La observación de que las tasas de prevalencia de la enfermedad de incrementa con la edad concuerda con la hipótesis de Calne y Langston, según la cual dicha enfermedad es el efecto de una noxa que actúan sobre el circuito nigroestilado dopaminérgico, sobre todo cuando éste se encuentra funcionalmente deteriorado debido al envejecimiento.

Género

Se conoce bien que el riesgo frente a la enfermedad del Parkinson no es muy diferente entre hombres y mujeres. Son muchos los estudios epidemiológicos en los que no se observan diferencias en la prevalencia de la enfermedad según el sexo.


Los expertos opinan que la enfermedad podría afectar más a los varones. Más aún, se comunican en estudios una prevalencia en hombres casi tres veces superior a las de las mujeres.

Migrañas

Un grupo de investigadores de Uniformed Services University, señala que las personas que sufren migraña durante la edad pueden ser más proclives a desarrollar la Enfermedad del Parkinson. La investigación ha sido publicada en la Revista Neurology.
Los autores del estudio que la migraña es el trastorno cerebral más común en hombres y mujeres, asegura que las personas con esta enfermedad registran más del doble de posibilidades de ser diagnosticadas con Parkinson que las que no sufren dolores de cabeza.

Sustancias tóxicas

Uno de los factores de riesgo más conocidos y polémicos. Se ha observado mayor incidencia entre las personas que, por ocupación, están expuestas a sustancias tóxicas como herbicidas y otros químicos usados, por ejemplo, en la limpieza industrial.
En la actualidad, la mayoría de estas sustancias están prohibidas en la Unión Europea, sin embargo, son permitidos en otros países.
Se habla de que es más común que los hombres tengan ocupaciones relacionadas con la agricultura y la industria, donde la exposición a sustancias tóxicas es más probable. Pero también de que las hormonas pueden tener cierto efecto neuroprotector sobre las mujeres.


Fuentes: NeuroMadrid

Comentarios