Ser feliz alarga la vida


La búsqueda de la felicidad es una de las aspiraciones que persigue el ser humano a lo largo de su vida, este sentimiento es un reflejo de ella, un estado de plenitud interior que nace de la forma de interpretar la vida. La salud no se define sólo como la ausencia de enfermedad, según la OMS, sino que consiste en disfrutar del mayor grado posible de bienestar físico, psicológico y social.
Más de 160 estudios muestran que las personas que se declaran felices tienden a gozar de buena salud y vivir más tiempo, según un artículo publicado en la especializada revista Applied Psychology, en el que Ed Diener, profesor de Psicología en la Universidad de Illinois, y Michaela Chan, de la Universidad de Texas, han recopilado diversos estudios realizados a lo largo de los años sobre el efecto de la felicidad en la salud.

El impacto positivo sobre la salud

Si la felicidad, cualquiera sea la percepción que de ella se tenga, alarga la vida es porque reduce los problemas de salud. Varios estudios lo confirman:
  • Los estudios Grant Study a manos de William Thomas Grant, caracterizada por su largo periodo de estudio. A grandes rasgos, las cuatro principales conclusiones sobre la felicidad y el desarrollo personal son:
    • La felicidad reside en el amor
    • Las personas concienzudas viven más
    • Las personas que se preocupan razonablemente por los obstáculos son más felices y viven más
    • Las personas que crecen en un entorno y ambiente feliz tienen más probabilidades de ser felices en la edad adulta

  • En el caso de 3.3149 holandeses estudiados durante 28 años, el vivir feliz y satisfecho con la propia vida mostró una relación directa con la longevidad, independientemente de problemas de salud presentes o pasados. Otro estudio similar con 11.500 alemanes también evidenció que la felicidad influencia en la duración de la vida, en especial en las personas que sufren de enfermedades crónicas

Estos estudios sobre la conexión entre la felicidad y la salud, realizados con poblaciones de diversas regiones del mundo, muestran de manera constante que mientras la alegría de vivir nos protege de enfermedades, los sentimientos negativos como ansiedad, depresión, pesimismo y falta de actividades placenteras tienen el efecto contrario.
Según los autores de los estudios, los estados de ánimo positivos mejoran la función del sistema inmunológico y favorecen la recuperación cardiaca después de un esfuerzo.

Beneficiarios de ser feliz

Según el Dr. Daniel Martínez, miembro de Acción para la Felicidad, una agrupación mundial dedicada a fomentar el cambio social positivos y la felicidad, considera que el sentirnos felices, entre muchos beneficios, nos lleva a tener:
  • Niveles más elevados y sostenidos de bienestar, lo que se traduce en más experiencias de satisfacción, gratitud y sentimientos sociales positivos
  • Más autoconfianza, optimismo y autoestima para enfrentar todo tipo de dificultades y desafíos
  • Mayor productividad y flexibilidad en las capacidades laborales y personales
  • Mayor longevidad y calidad de vida
  • Mejores relaciones interpersonales, que nos permiten convertirnos sociables y empáticas, que pueden construir vínculos significativos y gratificantes que se mantienen en el tiempo
  • Más posibilidades de mantener un desarrollo pleno e integral
  • Mayor salud mental y más sentimientos positivos que permiten la rápida recuperación de épocas de menor ánimo

¿Somos felices en España?

Según un informe del Instituto de la Felicidad, los españoles presentan un mayor ánimo y satisfacción con su vida superior a la media europea. Cerca del 60% de los españoles y satisfacción con su vida superior a la media en Europa, que se sitúa en un 53,3%.

Fuentes: Doctissimo

Comentarios