Medicación en la Tercera Edad: Errores Frecuentes

En una población en la que el 90% de los individuos mayores de 65 años toman medicinas diarias, y casi la mitad de ellos consumen cinco o más fármacos no es una sorpresa que los adultos mayores presenten mayor susceptibilidad a complicaciones por exceso de medicinas, interacciones medicamentosas graves e impedimentos cognitivos que afectan a su actividad cotidiana.


Por otro lado, las personas de avanzada edad no sólo toman más medicamentos que otros grupos, sino que experimentan más efectos adversos debido a varios factores, entre los que se incluyen:
  • Exposición a un gran número de fármacos
  • Interacciones entre medicamentos
  • Errores en la toma de medicación
  • Eliminación diferida a los fármacos por el propio organismo
  • Mayor sensibilidad a los medicamentos

Prevalencia

Durante el año 2016 se han recogido 512 notificaciones de errores de medicación.
Prácticamente, la mitad son originadas en el ámbito hospitalario, seguido de un 16,7% que proviene de los servicios de farmacia y un 15,8% de urgencias.

Porcentaje de errores de medicación notificados durante el año 2016 según el lugar donde se ha originado la notificación

Errores más comunes frente a la medicación en la vejez

Además del aumento del uso de medicamentos al envejecer, los cambios fisiológicos del cuerpo afectan la manera en que se absorben o metabolizan los fármacos. Según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)la mayoría del personal médico no recibe una instrucción apropiada en geriatría para comprender las complejas necesidades de salud en este grupo de la población. No obstante, los nuevos fármacos se someten a muy pocas pruebas en personas mayores de 65 años, por lo que pueden funcionar de manera distinta a la esperada.


Estos errores son considerados un problema de salud pública en todo el mundo. En España, se detectaron 17 errores por 100 pacientes diarios:
  • 16% en preinscripción
  • 27% en transcripción
  • 48% en dispensación
  • 9% en administración

¿Cómo afectan estos errores al organismo?

Debido a los cambios asociados a la edad, las dosis habituales de medicamentos permanecen dentro del organismo durante más tiempo del esperado y pueden llevar a concentrarse hasta alcanzar niveles tóxicos.


El hígado y el riñón son los principales órganos encargados de procesar los fármacos del organismo. La función del riñón declina proporcionalmente a la edad del paciente, por este motivo, la dosis administrada de fármacos que se eliminan principalmente por el riñón como la digoxina o ciertos antibióticos ha de ser cuidadosamente ajustada y controlada en personas mayores.
A medida que avanza la edad, el hígado dispone de menor capacidad para procesar ciertos fármacos como el diazepam o la teofilina.

Prevención

Estos errores pueden ocurrir durante cualquiera de las diferentes etapas del uso de los medicamentos, por lo que cualquier profesional sanitario o paciente puede, al igual que provocarlos, ayudar a prevenirlos.
Uno de los principales objetivos del Programa de Prevención de Errores de Medicación es generar cultura a la seguridad entre los profesionales sanitarios, pacientes y familiares. Para alcanzar esta meta, se promueve especialmente la formación y difusión de los conocimientos adquiridos a través de las notificaciones recibidas.

Para los pacientes

  • No tomar medicamentos de otras personas
  • No mezclar medicamnetos
  • Tomar la dosis y en el horario indicados
  • Verificar la fecha de expiración
  • Guardar los fármacos en lugares frescos, secos y seguros
  • Colocar las medicinas de cada miembro de la familia en zonas diferenciadas
  • Deshacerse del tapón de algodón de los frascos, debido a que atraen la humedad
  • Guardar las medicinas tópicas y orales en distinto lugar

Para los profesionales

  • Aportar conocimientos a los profesionales sanitarios en la prevención de errores de medicación y establecer estrategias para impulsar el uso racional y seguro de los medicamentos en este ámbito
  • Identificar estrategias proactivas relacionadas con el uso seguro del medicamento a partir de su historia clínica y diseñar procedimientos relacionados con el uso seguro del medicamento
  • Identificar estrategias reactivas para disminuir la incidencia de los errores de medicación a partir de la notificación espontánea de reacciones adversas a medicamentos y del sistema de registro de incidentes en la seguridad de los pacientes
Fuentes: Medicina21

Comentarios