Las personas mayores, más vulnerables a intoxicaciones alimentarias


Una intoxicación alimentaria es la manifestación clínica de toxicidad consecuente con la exposición a sustancias tóxicas vehiculizadas por los alimentos tanto sólidos como líquidos. La intoxicación ocurre tras la ingestión de alimentos que están contaminados con sustancias orgánicas o inorgánicas perjudiciales para el organismo.
De acuerdo con lo anterior, la seguridad alimentaria es importante para todos. Sin embargo, hay ciertos grupos de población que son más vulnerables que otros a padecer intoxicaciones alimentarias:
  • Personas mayores
  • Mujeres embarazadas
  • Bebés y niños
  • Personas con un sistema inmune debilitado
En estos casos de infección por patógenos transmitidos por alimentos, pueden desarrollar síntomas más severos que los que podrían afectar a otras personas. La higiene es fundamental en estos casos, pero también es necesario adoptar medidas extras de seguridad alimentaria.
Tal como manifiesta la Dra. Julia Ocón, especialista de Área del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y miembro del Comité Gestor del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), en Europa se comunican anualmente alrededor de 40.000 casos de toxiinfecciones alimentarias, que causan 3.300 hospitalizaciones.

Seguridad Alimentaria en Adultos Mayores

A partir de los 65 años, los adultos corren mayor riesgo de hospitalización a causa de enfermedades de origen alimentario. Según los datos recopilados, la seguridad alimentaria cobra especial importancia entre los adultos mayores de 65 años, debido a su prevalencia de intoxicaciones provocadas, principalmente, por Listeria Monocytogenes, Campylobacter Salmonella.


Estas enfermedades disponen de un periodo de incubación aproximado de entre 12 y 72 horas. Ante su presencia, los expertos recomiendan acudir al médico de atención primaria para realizar una evaluación clínica general, valorar la severidad del proceso y el posible traslado al hospital, prescribir un tratamiento médico y tomar muestras para un análisis de microbiología.

Síntomas de una intoxicación alimentaria

Los síntomas de una intoxicación por alimentos varían según la fuente de contaminación. La mayoría de los tipos de intoxicación alimentaria causan uno o más de los siguientes signos y síntomas:
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor y calambres abdominales
  • Diarreas
  • Fiebre

¿Cómo prevenir las intoxicaciones?

La mayoría de las intoxicaciones alimentarias que ocurren en España tienen lugar en verano debido a que el calor y la humedad propician que las bacterias causantes se transmitan de manera más sencilla y rápida. La higiene, manipulación y conservación correctas de los alimentos son claves para evitarlas. Los alimentos se deben preparar en un lugar de la casa muy limpio e higiénico, con las manos bien lavadas. Antes de manipular cualquier alimento debemos lavarnos bien las manos y no mezclar los crudos con los cocinados.

Fuentes: OMS

Comentarios