¿Cómo introducir nuevos alimentos en la dieta del bebé?


Aunque a partir de su cuarto mes de vida el bebé es capaz de sostener la cabeza, tragar alimentos semisólidos o coger una cuchara, la OMS recomienda prolongar la lactancia exclusiva hasta el sexto mes, con el objetivo de no interferir con la lactancia materna, evitar el exceso de la carga renal y no exponer al bebé a determinados alimentos que pudieran desencadenar una alergia.
De acuerdo con las recomendaciones expertas, hasta los 6 meses de vida, la leche materna en exclusiva es el mejor alimento para dar al bebé, puesto que proporciona todos los minerales y nutrientes que necesita. Por otro lado, a partir de esta edad las necesidades de energía del lactante empiezan a ser superiores a lo que puede apartar la leche materna, por lo que se hace necesaria la introducción de una alimentación más complementaria.
Existen algunas formas de comprobar si el bebé está listo para consumir alimentos sólidos:
  • Su peso se ha duplicado desde el nacimiento
  • Puede controlar sus movimientos de cabeza y cuello
  • Puede sentarse con algún apoyo
  • Comienza a mostrar interés en los alimentos

6 a 8 meses


A esta edad, el bebé comerá alrededor de 4 a 6 veces diarias:
  • Iniciar la alimentación con cereales fortificados para bebés mezclado con leche materna o maternizada
  • Se puede introducir verduras, frutas y carnes en puré ricas en hierro. Probando con guisantes, zanahorias, calabazada...
  • Algunos nutricionistas recomiendan introducir unas pocas verduras antes de las frutas
  • La cantidad de consumo variará entre dos cucharadas y dos tazas de frutas y verduras por día, aunque esta cantidad dependerá del tamaño y disposición del bebé

8 a 12 meses

  • Se pueden ir incorporando trocitos de pescado al puré de verdura, recomendado empezar por el pescado blanco, ya que contiene menos grasas y se dirige con facilidad
  • Alrededor de los 10 meses, se puede empezar a consumir una cucharadita de yema de huevo, siempre muy bien cocida. Si no se producen reacciones alérgicas durante las 48 horas siguientes, podremos ir administrando una cucharadita en días alternos, hasta parar a la yema
  • A los 12 meses suelen introducirse las primeras legumbres en la dieta del niño, si bien algunos pediatras ya las recomiendan a partir de los 8 meses. Al principio, se consumirá en forma de cremas o purés. Más adelante, podemos ofrecerlas enteras, procurando servirlas muy cocidas y junto a algún tipo de cereal
  • Debemos tener en cuenta algunas recomendaciones:
    • Evitar alimentos que provoquen asfixia, como rebanadas de manzana, uvas, pasas, cereales secos, semillas, etc.
    • Podemos darle al bebé hasta 4 yemas de huevo por semana

La OCU vuelve a analizar las leches de crecimiento llegando a una misma conclusión

Teniendo en cuenta que a los 12 meses los bebés ya pueden tomar la leche que prefieran, la OCU ha revisado las etiquetas de 15 de las principales marcas de leche de crecimiento y, en base a ellas, comenta sus conclusiones. A nivel de energía aporta lo mismo que la leche de inicio y continuación.

Algunas recomendaciones

  • No obligarles a comer. Es muy importante que el bebé coma cuando de verdad quiera
  • Empezar a proporcionar alimentos en pequeñas porciones
  • Deben para, al menos, dos horas entre la hora de la merienda y la comida. De esta forma, cuando legue el momento de la comida, el bebé se encontrará hambriento
  • Probar con diferentes texturas de un mismo alimento. Muchas veces, el problema no es el sabor


Fuente: Bebesymas.com

Comentarios