La comunicación con los enfermos de Alzheimer


La comunicación es esencial para el ser humano. Necesitamos expresarnos y compartir con los demás nuestras inquietudes, preocupaciones o necesidades. Cuando encontramos dificultades a la hora de comunicarnos, no sólo nos causará malestar y frustración, sino que podemos estar en riesgo de aislamiento.
Los problemas de comunicación los encontramos precozmente en el Alzheimer, además del deterioro de la memoria. Normalmente, la gente se comunica con palabras y lenguaje corporal: tono de voz, gestos, expresión de la cara, postura corporal y el tacto. Alrededor del 40% de los enfermos en etapas leve o moderada presenta dificultades al comunicarse, esto aumenta en la fase severa del mal del Alzheimer y llega al 100%.
Conviene decir que no todos los aspectos del lenguaje se ven afectados de la misma manera, y que existe gran variabilidad entre los sujetos y las diferentes fases. A pesar de ello, podemos hacer uso de una serie de pautas y buenas prácticas para favorecer la comunicación entre paciente y cuidador o familiar.

Claves para fomentar la comunicación

Es primordial seguir tratando al paciente de Alzheimer como un individuo con su propia personalidad, gustos, pasado... hablarle sin prejuicios negativos. Si el objetivo es establecer un intercambio real, es importante colocarse en la posición de un interlocutor genuino. Esto significa dejar tiempo suficiente para que el paciente responda, conversar sobre temas que parecen de su interés y no hacerle preguntas cuyas respuestas ya se conocen.
Debemos aceptar que la persona evoca ciertos recuerdos, incluso si no están relacionados con la realidad.


Para atraer y mantener su atención, hay que centrarse en conversaciones de a dos en un ambiente tranquilo. Los especialistas aconsejan colocarse frente a la persona, a su misma altura, para captar su mirada y evitar colocarlo en una posición inferior. Las frases y el vocabulario deben ser simples y concretos.
Hacer preguntas cerradas y responder con una verdad emocional es un buen consejo.

Otras pautas para facilitar la comunicación con enfermos de Alzheimer y otras demencias

  • Evitar ruidos y distracciones, de esta manera será más fácil centrar la atención en aquello que ambos quieren decir
  • Mirar a los ojos, puesto que nos aseguraremos de que la comunicación llega a la persona
  • Escoger temas de actualidad para mantener el contacto con la realidad
  • Buscar temas de interés que lo motiven
  • Practicar el humor, los comentarios hechos con sentido del humor mejoran la relación y pueden resultar más eficaces
  • Gesticular poco a poco
  • Usar la mímica, la podemos emplear para avisar al enfermo de lo que vamos a hacer y, en general, para complementar y clarificar el mensaje
  • Poner atención al tono emocional con el que se habla
  • Ofrecer preguntas cerradas y alternativas de respuesta

¿Cuándo recurrir a un logopeda?

El logopeda tiene un papel que desempeñar a lo largo de la enfermedad. En la etapa leve ayuda a la persona a trabajar la memoria, el lenguaje y el conjunto de funciones cognitivas, mientras que en la fase moderada o severa se concentra en la forma de la conducta que pueden ser una reacción a la situación y no sólo las consecuencias de la enfermedad. Cuanto más pronto se realice el apoyo más se ralentiza la progresión de estos trastornos.

Una niña de 12 años crea una aplicación móvil para comunicarse con su abuela enferma de Alzheimer

Emma Yang es una niña que vive en Nueva York que decidió desarrollar una aplicación, para poder comunicarse con su abuela, enferma de Alzheimer, que vive en Hong Kong. La aplicación se llama "Timeless" y esconde un significado especial, pues ayuda a estos pacientes a apreciar los momentos eternos de la vida.
Yang recuerda que cuando iba a visitar a su abuela, ésta confundía su edad o su nombre. También comenzó a tener dificultades para reconocer a personas o fechas de cumpleaños. La enfermedad la hizo olvidarse de muchas cosas que eran importantes para ella, indica Emma a EL MUNDO.
Aunque no eran los únicos inconvenientes, la distancia hacía que mantener el contacto fuera muy difícil, y la enfermedad sólo empeoraba las cosas.  Entonces, empezaron a comunicarse con imágenes, fue en ese momento cuando pensó que, a través del poder de la inteligencia artificial y la tecnología móvil, podía ayudar a los afectados por Alzheimer, como su abuela, a permanecer en contacto con sus seres queridos.

Fuentes: DoctissimoEl Mundo

Comentarios