¡Hora de poner a punto los radiadores!


A pesar de estar disfrutando las temperaturas de este otoño, el frío está a la vuelta de la esquina y, con él, la preocupación de preparar nuestros hogares para enfrentarnos a él, uno de los secretos es optimizar nuestro sistema de calefacción. Este simple mantenimiento nos proporciona un mayor bienestar en el interior de nuestra vivienda, así como un ahorro económico importante.

Primero, abriga tu casa

Es hora de sacar a la luz esas alfombras cálidas, mantas y edredones. Puedes poner cortinas más gruesas en las ventanas, por lo que consumirás menos calefacción.

Otra tarea básica es purgar los radiadores

Un trabajo tedioso pero imprescindible. Los expertos recomiendan abrir una llave de paso y poner un recipiente debajo para que expulse todo el aire y el agua acumulados. Así comprobaremos que es correcta la presión del circuito que marca la caldera.


Cuando observemos que sale agua limpia y de forma continuada, ya está listo, esta operación es muy simple, aunque hay que tener en cuenta algunas recomendaciones:
  • Deberá realizarse antes de poner en marcha la calefacción
  • Los purgadores deben abrirse de forma gradual
  • Empieza con los radiadores más cercanos a la caldera
  • Si la calefacción no es comunitaria, deberás desconectar la caldera la caldera o termostato unas horas antes de purgar, para pasar a encenderla con el termostato al mínimo
Después, debemos llevar a cabo la comprobación de la presión de agua en la instalación desde el manómetro de la caldera y ajustarla a los valores adecuados que indique el manual de la misma.


Si la presión es superior a este nivel, debemos retirar agua del circuito, sin embargo, si es inferior utilizaremos la llave de paso de la propia caldera para echar agua hasta el valor marcado.
Regula la temperatura, a tu casa estará confortable a una temperatura de unos 200C durante el día y 170C de noche. No cubras los radiadores con ropa mojada, porque aumentará el consumo. Si usas bomba de calor para la climatización mantén limpios los filtros del aparato siguiendo siempre las instrucciones del fabricante.

Inspecciona las ventanas

Lo ideal es que dispongan de un buen aislamiento. Evitar las filtraciones de aire permite que el calor interior se conserve dentro de la casa y, así, no tendremos que aumentar la potencia de nuestra calefacción.

Otro consejo a tener en cuenta

Sería la limpieza y ventilación de nuestro hogar a primera hora de la mañana y, cuando comienza a atardecer, cerrar las persianas y cortinas para preservar el calor diurno.

Y... ¡Demos la bienvenida al frío!

Comentarios