Consejos para seleccionar un buen Administrador de Fincas


La profesión de Administración de Fincas constituye una actividad compleja por los extensos conocimientos con los que han de constar estos profesionales: jurídicos, fiscales, de contabilidad, derecho laboral, técnicos, protección de datos, entre otros.
Estos extensos conocimientos resaltan la relevancia de su preparación y actualización constante a las normativas existentes. Frecuentemente, las Comunidades de Propietarios desconocen la importancia de contratar un Administrador de Fincas.

El intrusismo profesional es una lacra de la que no se libran estos profesionales, la presencia de personas que ejercen esta tarea sin la cualificación ni la formación necesarias es frecuente.
Sin embargo, elegir un buen Administrador de Fincas no es tarea fácil. En este sentido, la Ley de Propiedad Horizontal no sirve de gran ayuda a la hora de saber elegir un buen profesional debido a la incongruencia entre los puntos 5 y 6 de su artículo 13, que establecen que el cargo de Secretario/Administrador puede ser ejercido por el Presidente de la Comunidad, cualquier propietario o personas físicas con cualificación suficiente y legalmente reconocida para ejercer dichas funciones.
Por otra parte, el coste que supone es uno de los mayores desembolsos que afrontan las comunidades de vecinos, pero también uno de los más rentables si éste realiza sus tareas con profesionalidad y capacidad. Según un estudio de Afinco, el 8% de las comunidades de vecinos cambian de administración cada año.

Selección de un buen Administrador de Fincas

Para minimizar los riesgos de una mala selección, en Asidom hemos facilitado una guía para analizar las necesidades de la propia comunidad.
1. Seleccionar las características de la finca, lo que ayudará a definir sus necesidades:
  • Dirección de la finca
  • Año de construcción
  • Superficie del edificio y zona comunitaria
  • Número de plantas, escaleras y ascensor
  • Número de pisos, locales, parking y trasteros
  • Elementos en zonas comunes
2. Definir qué servicios del Administrador son importantes para su comunidad y qué servicios requieran menos importancia:
  • Confección de las cuentas
  • Gestión de las Juntas, incluida su convocación, moderación y redacción de actas
  • Control y pago de suministros
  • Control de los fondos comunitarios
  • Gestión de empleados
  • Asesoramiento jurídico

3. La seriedad y la formalidad son requisitos indispensables. Debemos evitar personas informales y rodearnos de profesionales y colaboradores experimentados que complementen el trabajo y ayudan en la gestión directa o indirectamente a los clientes
4. Concertar una reunión con cada uno de los administradores preseleccionados
5. Analizar y comparar los presupuestos

Comentarios