Ventajas e inconvenientes de la limpieza a vapor


La limpieza a vapor es una técnica que ha terminado arraigando entre los usuarios gracias a su sencillez, rapidez, comodidad y eficacia. Los aparatos empleados en la limpieza a vapor, además de limpiar todo tipo de estancias, ayuda a eliminar olores o microorganismos, sin necesidad de recurrir a detergentes o bactericidas específicos.

¿Cómo llevarla a cabo?

El agua se calienta en el interior de la vaporeta a una temperatura de 900C y el vapor sale a presión. El proceso es simple: se aplica el vapor sobre la superficie y, posteriormente, se limpia con su correspondiente accesorio (cepillo, paño, labio de goma...)
Los fabricantes y expertos recomiendan utilizar, en primer lugar, la aspiradora, con el fin de eliminar el grueso de los residuos, para después hacer uso de la vaporeta. Este aparato es ideal para higienizar rincones de difícil acceso o materiales porosos. Existen diferentes tipos de máquinas para limpiar a vapor:
  • Convencionales, que liberan vapor de agua a alta temperatura a través de una mopa articulada, con la que es posible limpiar fácilmente y obteniendo muy buenos resultados. Cuentan, además, con diferentes accesorios para cada tipo de superficie. Estas máquinas de limpieza son muy utilizadas para trabajos de limpieza industrial en naves y fábricas
  • Escobas a vapor, con una funcionalidad muy similar a las limpiadoras de vapor, sin embargo, su fórmula resulta más ergonómica al ser similar a la de una escoba, por lo que nos permite manejarla con menor esfuerzo
  • Limpieza a vapor portátil, a pesar de su reducido tamaño y función inalámbrica, en el mercado podemos encontrar modelos muy potentes que nos ayudarán a eliminar la suciedad más resistente en las zonas más difíciles de alcanzar, como son las juntas de azulejos, rieles, campanas extractoras...
  • Aspiradoras a vapor, las cuales incluyen la función de aspirar, por lo que permiten la retirada de toda clase de residuos, sólidos o líquidos, y activar posteriormente, la función a vapor para conseguir mejores resultados sin necesidad de emplear ningún aditivo

Ventajas

Como hemos señalado anteriormente, la utilización de la limpieza a vapor se realiza con aparatos de gran potencia que facilitan la eliminación de manchas especialmente incrustadas. En ocasiones, por ejemplo de esta técnica es la única alternativa viable. Por otro lado, el uso de agua es toda una garantía de higiene y sostenibilidad, evitando así riesgos de intoxicación por determinados productos químicos.

  • Versatilidad: los aparatos que se emplean son capaces de limpiar casi todo tipo de superficie, ya sea cristalería, mobiliario, menaje del hogar...
  • Este tipo de limpieza es totalmente natural y puede alcanzar los 2000C, lo que permitirá desinfectar cualquier superficie sin dañarla
  • El vapor utiliza la mitad de agua que muchos otros métodos de limpieza, algo que sin duda repercute en un importante ahorro
  • Existen muchos usos potenciales para la limpieza a vapor
  • Retira la grasa de las superficies de cocina, hornos y parrillas fácilmente

Inconvenientes

Esta técnica de limpieza también posee algunas desventajas:
  • Cuando ponemos en funcionamiento una máquina de limpieza a vapor debemos tener en cuenta que es necesario que, previamente, el agua se caliente, así como otras funciones que también requieren un tiempo previo para poder realizarse
  • Para poder utilizar correctamente estas máquinas, es necesario cambiar con cierta frecuencia el tanque, ya que un único depósito de agua no basta para limpiar una superficie


La limpieza a vapor, casera o industrial posee indudables beneficios que contribuyen a mejorar la higiene del hogar o puesto de trabajo. Confiar el trabajo en una empresa especializada supone un plus de tranquilidad, además de ayudar a la economía familiar o empresarial.

Comentarios