¿Qué causas pueden provocar apendicitis?


La apendicitis es la inflamación del apéndice intestinal, y afecta a la mucosa, tejido linfoide y capa muscular. El apéndice se encuentra en el inicio del intestino grueso, en la zona inferior derecha del abdomen. En su interior se encuentran numerables folículos linfoides del sistema inmunológico.
La apendicitis puede aparecer a cualquier edad, pero existe un pico de incidencia entre los 10 y los 30 años sin que se conozca la razón. También se ha detectado que es más frecuente en el sexo masculino, aunque no se han encontrado causas hormonales.

Epidemiología

La prevalencia de apendicitis aguda en la población española es de 20 casos por cada 100.000 habitantes y año. Puede presentarse en cualquier edad, aunque es más frecuente en jóvenes de entre 18 y 25 años e infrecuente en niños. En décadas recientes se ha observado una progresiva y constante reducción de su incidencia, así, cada vez son menos los casos diagnosticados y tratados.


Esta menor incidencia podría deberse a los cambios de hábitos en la dieta en la sociedad occidental. Se ha observado una relación entre la epidemiología de la apendicitis aguda, la diverticulitis de colon y el cáncer colorrectal. Ha aumentado radicalmente la incidencia de cáncer y diverticulitis y se reduce progresivamente la aparición de apendicitis, así lo señala el cirujano del Hospital Príncipe de Asturias.

¿Cómo detectar un apéndice inflamado?

Existen síntomas que son característicos y otros que son compartidos con otras enfermedades, por lo tanto, es necesario prestar mucha atención para evitar un diagnóstico equivocado que puede agravarse si el apéndice se perfora. No todos los pacientes presentan los mismos síntomas, ni todos juntos. Los más frecuentes son:
  • Náuseas y/o vómitos
  • Dolor fuerte y repentino en la parte inferior derecha del abdomen
  • Dolor en el área al presionar y agudizarse al retirarla
  • Temperatura corporal entre 17,5 y 380C
En caso de apendicitis, la fiebre aumenta, el dolor es general y puede causar un shock. No siempre es fácil detectar los síntomas de una apendicitis porque se confunde con los signos previos a una gripe o un ataque al hígado.

Causas que pueden desembocar en apendicitis

  • Inflamación del apéndice, cuando el apéndice se ve afectado por una infección ocasionada por cualquier microbio y se produce su hinchazón, esta puede acabar por obstruir el conducto interno e inflamar por completo todo el órgano, lo que podría dar lugar a una apendicitis. Es una de las causas más comunes de este caso y se manifiesta con mayor frecuencia en personas de entre 10 y 30 años de edad.
  • Hiperplasia de folículos linfoides, que funcionan igual que las amígdalas faríngeas, de modo que si se infectan por un microbio se inflaman, crecen y obstruyen la luz
  • Apendicolito o fecalito. En el intestino grueso es donde todos los alimentos consumidos se transforman en materia fecal para ser eliminados o desechados. Sin embargo, en el momento en el que este proceso no se desarrolla con normalidad y cualquier resto de excremento se filtra o se produce una acumulación de residuos, esto podría provocar la obstrucción del apéndice y causar una apendicitis aguda
  • Parasitosis. La apendicitis, algunas veces, también está asociada a la presencia de parásitos o microorganismos que, o bien atacan directamente al órgano del apéndice, o acaban obstruyendo el conducto interno y provocando su inflamación. El microorganismo que se relaciona más frecuentemente con la apendicitis es el llamado Yersinia 
  • Tumores, aunque no son una causa común, la obstrucción del apéndice es debida a un tumor cancerígeno en dicho órgano o en el colon, que podría provocar un desorden en el proceso digestivo que derivara en una apendicitis

Comentarios