Piernas hinchadas en la Tercera Edad


La sensación de hormigueo, pesadez y cansancio en las piernas son alteraciones que vienen asociadas con la hinchazón de los miembros inferiores, un problema común entre los adultos mayores. La principal razón por la que aparece este trastorno es porque la circulación sanguínea no fluye como debería en las extremidades inferiores, lo que provoca que la sangre se acumule en esta zona del cuerpo. A su vez, la retención de líquidos también favorece dicha hinchazón.
Según explica el doctor Vicente Palomo, responsable del Área de Patología Cardiovascular de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), la causa más común de la hinchazón en los pies es la insuficiencia venosa y, por ello, estos edemas asociados a la circulación sanguínea se presentan más en personas de edad avanzada.

En ciertas partes del organismo, donde la fuerza de la gravedad dificulta el retorno de la sangre, las válvulas que se encuentran en el interior de las venas son las que se encargan de impulsar la sangre hacia arriba para que el flujo sanguíneo continúe su camino. Sin embargo, ciertas causas hacen que este problema pueda fallar o no funcionar como debería en la tercera edad, lo que provoca que la sangre circule de forma más lenta y se estanque en las extremidades inferiores; es lo que se conoce como insuficiencia venosa.

Síntomas

Este problema es más común en personas mayores porque reúne algunas de las causas que originan la hinchazón de piernas:
  • Hinchazón en tobillos, rodillas y pantorrillas, especialmente a última hora del día
  • Sensación de pesadez y cansancio en las piernas
  • Hormigueo, picor y calambres
  • Piernas enrojecidas
  • Aparición de varices

¿Por qué se hinchan los pies?

La hinchazón de pies y tobillos se debe, especialmente, a la acumulación de líquido en el tejido graso bajo la piel. Los principales motivos por los que se hinchan los pies son:
  • Problemas de obesidad
  • Utilizar un calzado incorrecto
  • Obstrucción de los ganglios linfáticos
  • Exceso de sal en la dieta, es un factor de riesgo porque intensifica el problema de la acumulación de líquidos en el cuerpo
  • Insuficiencia venosa crónica, debido a una disfunción de las válvulas del corazón, las venas ven alterada su función y la sangre fluye hacia atrás y hacia delante de manera ineficiente, provocando la formación de venas varicosas o venas dilatadas, aumentando la presión y obstaculizando el paso de fluido de las venas
  • Inflamación de las articulaciones

Cuidados en el hogar

Por todo lo anterior, es fundamental que las personas de edad avanzada revisen sus extremidades frecuentemente, con el fin de vigilar la coloración, que tiende a ser azulada o cianótica (a causa del estancamiento de la sangre) o pálida (por falta de circulación). También es necesario determinar si existe hinchazón o sequedad.
  • Mantener las piernas elevadas mientras se esté acostado
  • Ejercitar las piernas para facilitar el bombeo de la sangre
  • Seguir una dieta hiposódica o baja en sal
  • Usar medias especiales de descanso

Para evaluar estos problemas es suficiente el diagnóstico clínico, el cual se puede apoyar con una ultrasonografía Doppler, un útil estudio para examinar el flujo de la sangre de los vasos grandes que irrigan a las extremidades.

Comentarios