Dieta Mediterránea: Un punto clave en la Tercera Edad


Según un estudio publicado recientemente en la revista Journal of Gerontology la llamada Dieta Mediterránea tiene efectos muy positivos en los cerebros de las personas que la siguen. Al parecer, en base a estos resultados, la incidencia de un deterioro cognitivo leve y de la demencia era, significativamente, más baja en las personas que durante 6 años habían estado alimentándose con la dieta mediterránea basada en aceite de oliva virgen extra o en los frutos secos. Además, estos pacientes también mostraron mejores resultados en cuanto a su capacidad cognitiva.
La investigación, llevada a cabo por científicos del Hospital Reina Sofía de Córdoba, y de centros de investigación de España, IMIBIC y del CIBEROBN, recopiló los datos de un total de 1.002 pacientes.

Expertos confirman que la Dieta Mediterránea está asociada a una mayor longevidad

La dieta mediterránea está asociada a una mayor longevidad, una mejor salud cardiovascular, la reducción del riesgo de cáncer y también a beneficios para la función cognitiva de personas de la Tercera Edad. Así se ha destacado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra.
La experta y coordinadora del estudio europeo EPIC para mayores ha intervenido en el Simposio sobre Nutrición, Metabolismo y Prevención Cardiometabólica: OMICS, epigenética y sistema epidemiológico, destacando que la dieta mediterránea ha demostrado ser beneficiosa no sólo para las personas residentes en el área del Mediterráneo. De hecho, se piensa que los mediterráneos no deberían abandonar esta pauta nutricional y que la población de otros lugares del mundo debería considerarla seriamente como una alternativa saludable.

Alimentos a destacar en la vejez

Una vez alcanzada la Tercera Edad, debemos tener en cuenta que aparecen dificultades para una correcta alimentación por lo que se debe tener especial cuidado eligiendo los alimentos y las técnicas culinarias que mejor se adapten a la edad. Un aspecto importante es la textura de los alimentos. Comer bien ayuda a plantar cara a los problemas de salud crónicos y es la clave para mantenerse mentalmente activo, emocionalmente equilibrado y con energía, con un sistema inmune fuerte.


Aspectos a tener en cuenta en la elaboración de platos para la Tercera Edad:
  • Evitar alimentos muy ácidos como:
    • Frutas cítricas o crudas
    • Condimentos picantes
    • Frituras y rebozados
    • Alimentos salados, ahumados o adobados
  • Para evitar problemas de masticación se recomienda:
    • Carnes picadas o muslo de pollo cocido
    • Verduras cocidas
    • Alimentos salados, ahumados o adobados
    • Cereales y legumbres: patas cocidas o en puré, legumbres guisadas...

Comentarios