Diabetes Gestacional


La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que sólo se desarrolla durante el embarazo. Se debe a una variación en la tolerancia a los hidratos de carbono por parte del organismo, manifestándose con el aumento de la glucemia (azúcar en sangre) de la madre y es detectada, por lo general, en el segundo trimestre de embarazo, principalmente después de 20 a 22 semanas.
Según diversos análisis realizados por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedadesse calcula que la prevalencia de esta patología es de un 9,2% de la población española.

Los factores que aumentan el riesgo de padecer diabetes gestacional son:
  • Sobrepeso
  • Haber tenido diabetes gestacional en embarazos anteriores
  • Haber dado a luz a un bebé con un peso mayor de 4 kilos
  • Presencia de diabetes en la familia
  • Contrastación de una alta tasa de glucemia

Causas

La diabetes gestacional es, por tanto, la presencia de altos niveles de glucosa en la sangre que presenta una mujer durante el embarazo. Aunque las causas no están del todo claras, se cree que se produce por las hormonas que sintetiza la placenta, destinadas a favorecer el desarrollo del bebé durante su gestación. Estas hormonas bloquean la acción de la insulinaes decir, procesan la glucosa para aprovechar energía, por lo que la madre puede desarrollar hiperglucemia.

Síntomas

En la mayor parte de los casos, esta patología no presenta síntomas, por lo que la mayoría de los diagnósticos tiene lugar en controles rutinarios durante el embarazo. Con frecuencia, el nivel de azúcar o glucosa en la sangre retorna a la normalidad tras el parto. Los síntomas pueden abarcar:
  • Visión borrosa
  • Fatiga
  • Infecciones frecuentes de vejiga y piel
  • Incremento de la micción
  • Náuseas

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites normales durante el embarazo y asegurarse de que el feto esté saludable.
  • El proveedor de atención sanitaria debe llevar un control a lo largo del embarazo. Con el monitoreo fetal, se evalúa el tamaño y la salud del feto. Una cardiotocografía en reposo es un examen indoloro y muy sencillo:
    • Se coloca una máquina que percibe y muestra los latidos cardíacos del bebé sobre su abdomen
    • Su proveedor puede comprar el patrón de latidos del bebé con los movimientos y averiguar si el bebé está bien
  • La mejor manera de mejorar la alimentación es consumir una variedad de alimentos saludables, aprendiendo a leer las etiquetas al tomar decisiones sobre estos

¿Qué dieta deben seguir las mujeres con diabetes gestacional?

El primer paso consiste en calcular el aporte total diario, lo cual dependerá del peso de la gestante y de la actividad física que realice. Después se debe repartir el contenido calórico en principios inmediatos de tal manera que entre el 40 y el 50% de los alimentos ingeridos deben ser hidratos de carbono. Entre el 30 y 40% serán grasas y el 20% proteínas. Además, se recomienda que los hidratos sean fundamentalmente complejos y con un índice glucémico y las grasas mono o poliinsaturadas. También es recomendable una ingesta abundante de fibra vegetal en forma de fruta y vegetales frescos. Durante la gestación y la lactancia deben tomarse abundantes lácteos, preferentemente desnatados, en caso de sobrepeso u obesidad. Por último conviene recoger que los hidratos de carbono deben repetirse en seis tomas a lo largo del día.

Riesgos de la diabetes gestacional en el embarazo

La diabetes gestacional no sólo afecta a la madre, sino que el bebé también puede sufrir consecuencias debido a que su organismo depende sobremanera del de su madre durante la gestación. Los riesgos para la madre son típicos de una hiperglucemia que, si no es tratada correctamente, puede provocar graves daños en los tejidos y en el organismo en general. Además, una mujer que haya presentado esta patología durante la gestación es propensa a padecer diabetes entre los cinco y los diez años posteriores al embarazo.
En el caso del bebé, las consecuencias son de otros tipo. El feto se desarrolla gracias a los nutrientes que recibe de la madre, si ésta presenta un exceso de glucosa, el bebé recibirá más de la que necesita y los excedentes se almacenarán como grasa, lo que eleva el riesgo de que aumente considerablemente de peso y desarrolle una macrosomíaAl incrementar el bebé de tamaño, existen más probabilidades de sufrir complicacione durante el parto, como un posible desgarro para la madre o una lesión física en el bebé, por lo que en muchos de estos casos se suelen practicar cesáreas. Además, cuando el feto está desarrollándose y recibe altos niveles de glucosa, su páncreas actúa produciendo más insulina para poder metabolizarla, por lo que los recién nacidos que se han gestado en estas condiciones pueden tener niveles de glucosa bajos y presentar diabetes y problemas respiratorios.

Comentarios