¿Cómo ser donante de Médula Ósea en España?


Actualmente, miles de personas padecen de anomalías en la producción de glóbulos rojos a falta de un estado de bienestar de su médula ósea, la cual es causante de enfermedades como la leucemia.
España es líder mundial desde hace algunos años en donación y trasplante de órganos. Prueba de ello es el avance logrado por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) con la donación e médula ósea. Desde que en el año 2013 se pusiera en marcha un plan nacional específico, el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO) ha superado los 200.000 donantes un año antes de lo previsto y cerró el año 2016 con un cuarto de millón, gracias a un ritmo de 120 nuevos donantes al día. De hecho, este carácter internacional de la búsqueda garantiza que todos los pacientes disfruten de las mismas posibilidades de encontrar un donante de médula, con independencia de su país de origen.

¿Qué es la Médula Ósea?

La Médula Ósea es un tejido indispensable para la vida, ya que en él se fabrican las células de la sangre y del sistema inmunitario. En la médula anidan las células madre, también llamadas progenitores hematopoyéticos, capaces de producir todas las células de la sangre.

Como consecuencia de una producción excesiva, ineficiente o anómala de un determinado tipo de células derivadas de la célula madre, encontramos gran variedad de enfermedades. El trasplante de médula permite su curación al sustituir estas células defectuosas por otras normales y procedentes de un donante sano. La única opción terapéutica en muchas enfermedades es este procedimiento.
Las células madre pueden obtenerse de la propia médula, de la sangre circulante y de la sangre que contiene el cordón umbilical en el momento del parto. Por ello, los trasplantes pueden ser de médula ósea, de sangre periférica o de sangre de cordón. En trasplante de progenitores hematopoyéticos.

Requisitos para ser donante de Médula en España

En  España la legislación considera donante a todo aquel en una edad comprendida entre los 18 y 55 años sano, es decir, que no posee ningún tipo de enfermedad que pueda ser transmitida. De esta forma, un donante conoce su condición como verdadero donante mediante una prueba de sangre o saliva, que determinará la compatibilidad entre ambos sujetos.
El Registro de Donantes de Médula Ósea determinará el nivel de compatibilidad en casos en que necesiten de un donante mediante el HLA de la sangre, que determina el grado de fallo que existirá en un hipotético caso de donación. Una organización contactará posteriormente con el donante en caso de determinar su compatibilidad.


Realmente, esta experiencia de valor humano merece ser llevada en decisión propia por todos.
En Asidom ponemos a tu disposición el número y formulario online del Plan Nacional para Médula Ósea.
La donación de progenitores hematopoyéticos está formalmente contraindicada en personas con determinadas enfermedades. Por ello, antes de inscribirse, todo posible donante debe cercionarse de no padecer:
  • Hipertensión arterial no controlada
  • Diabetes mellitus insulinodependiente
  • Enfermedad cardiovascular, pulmonar, hepática u otra patología que supondrá un riesgo sobredañino de complicaciones durante la donación
  • Enfermedad tumoral maligna
  • Infección por el virus de la hepatitis B, C o VIH

Preguntas más frecuentes sobre la donación de Médula Ósea?

¿Por qué se necesitan donantes no emparentados?

Dentro de cada grupo familiar, los hermanos son la fuente más idónea para un paciente que necesita un trasplante de células progenitoras de la sangre, debido a las características hereditarias del sistema mayor de Histocompatibilidad Humano (HLA). Sin embargo, sólo entre un 25 y 30% de los pacientes tiene la posibilidad de encontrar un donante familiar compatible, con lo que el resto queda sin acceso a esta práctica terapéutica. La alternativa a esta carencia de donante familiar es recurrir a los donantes voluntarios inscritos en los registros internacionales de donantes. Estos registros internacionales constituyen la Red BMDWque agrupa 75 registros de 52 países con más de 29 millones de donantes efectivos.

¿La médula ósea es lo mismo que la médula espinal?

No. La  médula espinal se encuentra dentro de la columna vertebral, y es la encargada de transmitir los impulsos nerviosos a todo el cuerpo. En cambio, la médula ósea es el tejido esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos y es el lugar donde se produce la sangre porque contiene las células madre.

¿Cómo se trasplanta la médula ósea?

Tras comprobar la compatibilidad entre los sujetos se llevará a cabo el proceso del trasplante. El 70% de los casos se dona mediante una citaféresis o donación de sangre periférica. Una vez hecha la donación, el producto obtenido se administra al paciente como si fuera una transfusión. Las células madre anidarán en la médula ósea de los huesos del receptor para producir nuevas células sanas. En un 30% restante de los casos, también puede extraerse la médula del hueso de un donante mediante punción de las crestas ilíacas, el cual encontramos en el hueso de la cadera.

¿Qué efectos secundarios puede tener?

El único efecto secundario de la donación de médula ósea mediante punción es el posible enrojecimiento y malestar de la zona, aunque normalmente suele desaparecer 48 horas después y se controla con analgésicos comunes. Como la punción se efectúa en quirófano y bajo anestesia local, tiene el mismo riesgo de sufrir cualquier operación que implique este tipo de anestesia de corta duración.

Comentarios