Aromaterapia para dormir a tu bebé




La aromaterapia para bebés está ganando popularidad, debido a que supone una modalidad no invasiva a nuestros hijos, además de ser una alternativa muy efectiva, ya que los bebés poseen un sentido del tacto y del olfato especialmente sensible. Al emplear estos métodos, debemos tener en cuenta que los trastornos del sueño infantil se producen cuando el bebé experimenta dificultades para conciliar el sueño, se despierta durante la noche y tiende a recurrir a los padres para volver a dormir o duerme menos horas de las recomendadas para su edad, según el pediatra. Por lo general, el insomnio infantil se produce por distintos hábitos erróneos de alimentación y sueños, y es que el insomnio puede ser un problema serio para los menores, ya que la falta de sueño repercute en el bienestar físico y emocional del niño.

¿Qué debemos tener en cuenta?

Los bebés recién nacidos no deben ser tratados con aceites esenciales, sino que se les debe aplicar un suave masaje con aceite de almendras o aceite de oliva. Debemos asegurarnos de que el bebé esté cómo y en un ambiente confortable antes de empezar.
Dar pequeños y suaves toques en el cuerpo y extremidades de manera rítmica. Si el bebé se nota inquieto o nervioso descontinúa el proceso. Es poco probable que sea el masaje el que le esté causando angustia, sin embargo, se manifestará poco o ningún beneficio si el pequeño continúa estresado. El momento de aplicar la aromaterapia para bebés debe ser aquel en que el niño esté cómodo y cuando todas sus necesidades fisiológicas han sido correctamente satisfechas.

Plantas para dormir a niños y bebés

En este artículo hemos seleccionado cuatro plantas que, por sus características y la ausencia de riesgo alguno en su uso, si se emplean en dosis correctas, pueden administrarse sin problemas para favorecer el sueño de los niños y los bebés:
  • Manzanilla, un sencillo recurso muy del agrado de los pequeños por su suave sabor. Generalmente se destina a aliviar el dolor de barriga y combatir espasmos gastrointestinales y otros trastornos frecuentes como las náuseas, vómitos, gases y falta de apetito. Pero también es una planta sedante, eficaz para calmar la excitación nerviosa o el insomnio
  • Saúco, las flores del modesto y ubico saúco constituyen un recurso herbario muy útil para combatir la enuresis o incontinencia urinaria. Se trata de que la tomen durante el día para aumentar la micción y aprender a controlar los músculos de la vejiga. Se puede tomar en infusión sola o combinada con llantén mayor. Una gran alternativa es la aplicación de compresas frías, empapadas con esta infusión, sobre la espalda, lo que calmará los impulsos de la vejiga. Las cantidades recomendadas son una cucharadita, según la edad, por taza de agua, infundir 10 minutos y colar. Se le deben administrar dos tazas diarias, la última antes de que se acueste
  • Melisa, que tiene un efecto sedante suave, calma los nervios y reduce la hiperactividad. Puede administrarse en caso de insomnio y es útil para combatir los gases y espasmos gastrointestinales. En términos generales, se emplea para inducir el sueño y relajar a los pequeños. Un bebé de 6 meses necesita unas 14 horas de sueño. A los tres años no necesitará más de 12 horas, a los cuatro años, 11 y a los doce, no más de 9 horas. La dificultad para dormir puede responder a muchas causas. Junto a consejos de tipo nutricional, la administración de esta planta medicinal puede ser una buena ayuda. Se aplica en infusión simple o combinada con manzanilla y anís verde
  • Amapola, los pétalos de esta flor contiene alcaloides, de los que se deriva su acción sedante e hipnótica, y también mucílagos en abundancia, lo que les confiere un claro efecto dulmecente y suavizante sobre las mucosas respiratorias. Es un excelente remedio para combatir la irritación de garganta y calmar la tos, sobre todo cuando ésta es persistente. Administrada en pocas cantidades, calma los nervios e induce el sueño. Como fórmula para la tos, la amapola sola o asociada al tomillo, violeta, malvavisco y llantén. Para estados de nerviosismo, amapola con manzanilla y anís verde. La cantidad recomendada es una cucharadita en dos tazas diarias, en caso de mucha inquietud, la última una media hora antes de la hora de acostarse

Comentarios