Alimentos prohibidos e imprescindibles durante el embarazo


Durante el embarazo, la alimentación juega un papel esencial, ya que contribuirá a una óptima salud física y psicológica, además de asegurar el crecimiento y el correcto desarrollo del bebé. El cuerpo de una mujer embarazada necesita mucha energía, la cual aumenta alrededor de un 10%, pero cada mujer tiene su propia corpulencia y metabolismo.
Una alimentación equilibrada evitará ciertos males que se agravan durante la gestación, tales como la fatiga, estreñimiento, anemia, descalcificación de los huesos...

El objetivo de llevar un control alimenticio y aumentar de peso razonablemente corresponde a reducir al máximo los riesgos como la diabetes en madre e hijo, complicaciones en el parto, estrías, deformaciones en la columna vertebral o malestar general debido al sobrepeso.

Todos los nutrientes, en su justa medida

Es importante pues, que exista un equilibrio entre las proteínas, vitaminas, minerales, hidratos de carbono y grasas que las mujeres embarazadas ingieren para conseguir un buen desarrollo fetal.
  • En el primer trimestre del embarazo, el organismo sufre una serie de cambios hormonales para que la gestación siga su curso
  • En el segundo trimestre, el bebé crece sin parar
  • Por último, en el tercero, el feto da el último estirón y el cuerpo de la embarazada se prepara para el gran momento del parto
Para todos estos hechos fisiológicos, el organismo necesitará una serie de nutrientes que no siempre van a ser los mismo ni en las mismas cantidades.


Alimentos imprescindibles en el embarazo

  • Lácteos, los requerimientos de calcio para una mujer embarazada se encuentran en torno a los 1.200 ml diarios, llegando incluso a cantidades entre 1.600 y 2.00 ml diario en las embarazadas gemelares, según afirma Marta González Caballero, autora del libro "Manual de Alimentación en el Embarazo". Existen varias fuentes alimentarias de calcio, pero los lácteos suponen un alimento estrella. El consumo de cuatro raciones de lácteos es indispensable para cubrir las necesidades de este mineral durante el embarazo. Se recomienda tomarla en el desayuno, a media mañana, para merendar y antes de acostarse
  • Verduras de hoja verde, como las acelgas, espinacas, lechuga, brécol... son ricos en varios nutrientes imprescindibles. Tienen elevadas cantidades de ácido fólico, una vitamina del grupo B que tiene un papel fundamental en el embarazo, puesto que interviene en la formación de células sanguíneas y participa en la síntesis de los ácidos nucleicos, las proteínas, la metionina... Además, son ricas en calcio, sin embargo, debemos tener en cuenta que éste se absorbe mal a causa de la presencia en estos alimentos de los oxalatos
  • Fruta al terminar cada comida. La absorción del hierro, tanto del hemo como del no hemo, puede mejorarse si se combinan con alimentos adecuados, como los ricos en vitamina C. Por el contrario, existen factores que entorpecen la absorción del hierro, como los taninos, presentes en el té y el café. Por eso, para finalizar la comida o la cena es preferible tomar una pieza de fruta rica en vitamina C, como una naranja, piña, mandarina o kiwi. También es interesante acompañar esos alimentos con guarniciones de verduras ricas en esta vitamina, como las patatas, pimiento, puerro, brócoli, col o coliflor
  • Para cocinar, usar sal yodada. Una medida para aumentar la cantidad de yodo que ingerimos es utilizar sal yodada en el embarazo, pero también en la lactancia materna. El recién nacido no ha completado aún la maduración cerebral. Una cantidad apropiada de yodo en la dieta es imprescindible para que haya una buena función tiroidea para ultimar este proceso. Por eso, es importante que la leche materna contenga una dosis de yodo adecuada
  • El huevo es un alimento que contiene las proteínas más completas y de mayor valor biológico, contiene esenciales que el organismo necesita para formar sus propias proteínas humanas. La clara está formada por agua y proteínas de alto valor biológico. La yema, es rica en grasa saturada, colesterol y otros componentes grasos como lecitina
  • Las legumbres, el elevado aporte de fibra de las legumbres facilita la movilidad intestinal y evita la retención fecal en el organismo, aunque también favorece los gases. Es el alimento ideal para las embarazadas con problemas de diabetes gestacional. Las legumbres poseen un índice glucémico bajo, lo que significa que después de ingerirlas, aumentará el nivel de glucosa en sangre

Alimentos prohibidos en el embarazo

  • Excitantes, la cafeína y otros derivados la barrera de la placenta y afectan al feto
  • Pescados y mariscos. Todos sabemos que el pescado es un alimento imprescindible dentro de una alimentación saludable. Esto se debe a su gran calidad de proteínas, con aminoácidos esenciales, su poco contenido en grasas saturadas y la elevada proporción de ácidos grasos omega 3. Sin olvidar el importante aporte de vitaminas A, D, E, B6 y B12. El problema se encuentra en las especies de gran tamaño como los grandes depredadores, ya que acumulan en su organismo una elevada cantidad de mercurio, procedente de la contaminación medioambiental. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda a las mujeres embarazadas evitar el consumo de pez espada, tiburón o atún rojo
  • El jamón serrano y los embutidos se elaboran a partir de carne cruda, y pueden contener el parásito de la toxoplasmosis 
  • Grasas de mala calidad, como las contenidas en precocinados y bollería industrial. La grasa es indispensable durante el embarazo, pero se debe optar por grasas saludables como el aceite de girasol

Comentarios