Las notables contribuciones del Acebo


El acebo, también conocido como agrifolio es un tipo de árbol perenne que puede alcanzar alturas de 10 hasta 25 metros. Este árbol puede llegar a ser muy longevo, con registros de haber alcanzado hasta 500 años de edad. Las hojas de este árbol son duras y tienen una forma muy particular, midiendo de 5 a 12 centímetros de largo y de 2 a 6 centímetros de ancho.
Debido a los riesgos asociados a los frutos del acebo, junto con la toxicidad que existe en las hojas, los usos del acebo son limitados. En todo caso es importante tomar dosis moderadas y buscar la supervisión de un médico o especialista. Las hojas se preparan de distintas maneras para combatir una gran variedad de problemas de salud. Sus principales usos:
  • Alivia los dolores reumáticos permanentes
  • Provoca sudoración
  • Funciona como diurético y tranquilizante
  • A partir de la decocción de la planta de acebo, podemos tener a mano un remedio casero que podría ayudar a reducir la fiebre de forma muy natural
  • Potencia el tránsito intestinal
  • Alivia la bronquitis 

Modo de empleo

  • En polvo. Las hojas colectadas son puestas a secar y se pulverizan. Se pueden tomar de 1 a 2 gramos de este polvo a lo largo del día
  • Para preparar la decocción:
    • Poner dos cucharadas de hojas y corteza de la planta de acebo secas en medio litro de agua
    • Dejar hervir por 10 minutos
    • Reposar durante 15 minutos
    • Colarlo y beber

¿Es peligroso el uso del acebo?

La bayas del acebo son altamente tóxicas. En proporciones elevadas, la ingestión de las mismas puede producir fallecimiento. Su uso queda prohibido durante el embarazo, periodos de lactancia o en menores.

Comentarios