¿Cómo evitar y tratar un golpe de calor?


Se considera golpe de calor o insolación cuando la temperatura rebasa los 400 C, debido a una prolongada exposición al Sol o por la pérdida de agua y sales esenciales que regulan el buen funcionamiento del cuerpo.
Por lo tanto, obliga a nuestro organismo a un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura corporal normal, este esfuerzo se incrementa:

  • Durante una primera ola de calor
  • Cuando el calor continúa durante varios días
  • Cuando hay mucha humedad y escasez de viento
El calor no afecta a todas las personas por igual, según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad algunas tienen más riesgo como:
  • Las personas mayores, sobre todo las que viven solas o son independientes
  • Personas con enfermedades cardiovasculares, cerebrales, respiratorias, renales...
  • Bebés y niños, especialmente menores de 4 años
  • Personas que padecen obesidad

Síntomas

  • Sequedad y enrojecimiento de la piel
  • Anhidrosis (ausencia de sudor)
  • Sensación de agotamiento o debilidad
  • Aceleración de los latidos del corazón o palpitaciones
  • Vértigos
  • Delirio
  • Broncoaspiración
  • Vómitos
  • Convulsiones
  • Dolor de cabeza o de estómago

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

La recomendación básica es desplazar al afectado a un lugar con sombra y llamar al 112.
  • Método conductivo: llevar a la persona a un lugar fresco y a la sombra, aplicar compresas frías en el cuello, ingles, axilas y cabezas
  • Método evaporativo-conectivo: desnudar a la persona afectada y rociarla con agua en spray a 150 C y abanicar 30 veces por minutos con aire caliente. La corriente de aire busca mantener la piel entre 30 t 320 C, esta temperatura bajará 10C. Este método logra que la mortalidad se reduzca del 70 al 11%
  • Otros métodos: inmersión de la persona en agua o rodearlo de hielo y sal, provocando el deshielo y la absorción de calor

Pero... ¿Cómo evitarlo?

  • Evitar la exposición al Sol en las horas centrales del día (de 12:00 a 17:00 h)
  • Al mínimo síntoma de cansancio o mareo, retirarse a un lugar ventilado y aflojarnos la ropa
  • Mantenerse hidratado: beber abundante cantidad de agua o líquidos, evitando las bebidas alcohólicas, café, té o refrescos muy azucarados
  • Bajar las personas evitando que el Sol de forma directa
  • Hacer comidas ligeras
  • Evitar el ejercicio intenso en las horas más calurosas
  • Cubrir adecuadamente nuestra piel, cabeza y ojos con ropa, sombreros o gorros y gafas de sol, lo que nos ayudará a prevenir también las quemaduras
  • Vestir ropa ligera que permita la transmisión, liviana, de algodón y colores claros

Comentarios