¿Cuántos malos hábitos dentales llevamos a cabo cada día?


Ya sea por la ingesta de alimentos, bebidas o medicamentos los dientes pueden oscurecerse, torcerse o, incluso, romperse. Ese es el motivo por el que debemos cuidar nuestra boca, pues los dientes definitivos están preparados para durar toda la vida, de acuerdo con un buen mantenimiento.
Los malos hábitos dentales pueden traer, en algunos casos, consecuencias muy perjudiciales para la salud bucal, tanto que pueden tener su desenlace en tratamientos muy costosos y largos en el tiempo.

Consecuencias de los malos hábitos en la infancia

Los malos hábitos dentales pueden provocar efectos dañinos sobre el desarrollo de las estructuras faciales y la dentición en los niños. Es muy importante el diagnóstico precoz para poder eliminarlos y corregir las alteraciones provocadas.
Entre las enfermedades dentales más comunes en la infancia, se encuentra la maloclusión, que se refiere al mal alineamiento de los dientes o la forma en que éstos encajan entre sí. Puede ser interferida por factores del tipo genético y ambientales, entre los cuales pueden afectar a los tejidos blandos e influir en el crecimiento y el desarrollo craneofacial. 

Malos hábitos dentales

El ser humano es un animal de costumbres. Todos realizamos, en nuestro día a día, pequeñas rutinas o manías. Sin embargo, determinados hábitos pueden tener un efecto perniciosos en nuestra salud bucal:
  • Fumar. La nicotina oscurece el esmalte y mancha los dientes, además de provocar enfermedades en las encías. Por otra parte, puede remitir halitosis
  • Comerse las uñas u onicofagia, lo que puede traer consecuencias tanto físicas como la llegada directa de bacterias al organismo
  • Los palillos. Es común utilizarlos después de las comidas, sobre todo cuando no se como en casa. Mucha gente los utilizan en la dirección equivocada y, al colocarlo entre los dientes, se predispone a que el hueso y la encía se contraigan
  • Lavarse los dientes demasiado fuerte, una técnica inadecuada y con un cepillo de cerdas duras
  • Beber demasiado café, lo que puede oscurecer y tornar un color amarillento a las piezas dentales. También es peligroso, debido a su acidez, que puede llegar a destruir el esmalte
  • Vino tinto, que contiene unos pigmentos que tiñen los dientes. Sin embargo, la decoloración del esmalte no es su única desventaja: el ácido de esta bebida puede corroer el esmalte de los dientes, aumentando las probabilidades de generar caries, encías sensibles o dolor agudo
  • Bruxismo. El estrés o el hábito de morder algo duro significa que una persona padece esta enfermedad, la cual tiende a producirse de manera consciente o inconsciente, dañando no sólo los dientes, sino llegar a generar otros malestares como dolor de cabeza y tensión en la espalda

Comentarios