¿Qué es la demencia?


La demencia es una pérdida de la función cerebral que ocurre a causa de ciertas enfermedades. Afecta a la memoria, el pensamiento, el lenguaje y el comportamiento.
La demencia no se define como una enfermedad específica, sino un término general que describe una amplia variedad de síntomas relacionados con el deterioro de la memoria u otras capacidades de razonamiento lo suficientemente graves como para reducir la capacidad de una persona para realizar las actividades cotidianas.
En el año 2016 se calculó un total de 47,5 millones de casos registrados a nivel mundial, cuyo impacto en las personas enfermas y sus familias representan un gran problema de salud. En Asidom conocemos este dato gracias a la Organización Mundial de la Salud.

La demencia es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores de todo el mundo. Puede resultar abrumadora no solo para quienes la padecen, sino también para sus cuidadores y familiares. A menudo existe una falta de concienciación y comprensión de la demencia, lo que puede causar estigmatización y suponer un obstáculo para que las personas acudan a los oportunos servicios de diagnóstico y atención.

Signos y síntomas

La demencia afecta de forma diferente a cada persona, dependiendo de su impacto y la personalidad del sujeto antes de empezar a padecerla. Los signos y síntomas relacionados con la demencia se pueden entender en tres etapas:

EDAD TEMPRANA

A menudo pasa desapercibida, ya que su inicio es paulatino. Los síntomas más comunes incluyen:
  • Tendencia al olvido
  • Pérdida de la noción del tiempo
  • Desubicación espacial, incluso en lugares conocidos

EDAD INTERMEDIA

A medida que la demencia evoluciona hacia la etapa intermedia, los signos y síntomas se vuelven más evidentes y limitadores. En esta etapa, las personas afectadas:
  • Empiezan a olvidar acontecimientos recientes
  • Se encuentran desubicadas en su propio hogar
  • Presentan cada vez más complicaciones para comunicarse
  • Empiezan a necesitar ayuda en el cuidado personal
  • Sufren cambios de humor

EDAD TARDÍA

En la última etapa, la dependencia e inactividad son casi totales. Las alteraciones de memoria son graves al mismo tiempo que los síntomas y signos físicos:
  • Creciente desubicación en el tiempo y el espacio
  • Dificultades para reconocer familiares y amigos
  • Dificultades para caminar
  • Alteraciones del comportamiento que pueden exacerbarse y desembocar en agresiones

Causas

La demencia, por lo general, ocurre a una avanzada edad. Es poco común en personas con menos de 60 años.
La demencia es causada por el deterioro de las células presentes en el cerebro. Este daño interfiere en la capacidad de las células del cerebro para comunicarse entre sí. Cuando las células del cerebro no pueden comunicarse con normalidad, el razonamiento y la conducta pueden verse afectados.
El cerebro posee varias regiones distintas, cada una es responsable de diferentes funciones. Cuando se dañan las células de una región en particular, ésta no puede cumplir sus tareas con normalidad.
Los diferentes tipos de demencia están relacionados con tipos particulares de daño en las células cerebrales en regiones específicas. Si bien la mayoría de estos cambios que causan demencia son paramentes y degenerativos, los problemas de razonamiento y la memoria causados por las siguientes condiciones pueden mejorar cuando se da atención o se trata la enfermedad:
  • Depresión y ansiedad
  • Efectos secundarios de medicamentos
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Problemas de la tiroides
  • Deficiencia de vitaminas

Causas más comunes

Las formas, o causas, de la demencia son múltiples y diversas. La enfermedad del Alzheimer es la forma más común de demencia, se calcula que representa entre un 60 y 70% de los casos. Otras formas frecuentes son la demencia vascular, la demencia por cuerpos de Lewy un grupo de enfermedades que pueden contribuir a la demencia frontotemporal (degeneración del lóbulo frontal del cerebro). Los límites entre las distintas formas de demencia son difusos y frecuentemente coexistan formas mixtas.

Tasas de demencia

La demencia afecta a un nivel mundial a unos 47,5 millones de personas, de las cuales un poco más de la mitad, un 58%, viven en países de ingresos medios y bajos. Cada año se registran 7,7 millones de nuevos casos.
Se calcula que entre un 5 y un 8% de la población general de 60 años o más sufre demencia en un determinado momento.
Se prevé que el número total de personas evolucione de 75,6 millones en 2030 a 135,5 millones en 2050. Buena parte de este incremento puede achacarse al hecho de que en los países con ingresos medios y bajos el número de personas con demencia a aumentar cada vez más.

Comentarios