Algunas recomendaciones para incentivar la inteligencia en los niños


El ámbito cognitivo es un aspecto esencial del desarrollo de la persona en sus primeros años de vida. El niño va consolidando el lenguaje, comienza a comprender conceptos y a relacionar unos con otros, mejora su capacidad de atención y memoria y progresa en el conocimiento y control de su propio cuerpo. Todos estos avances contribuyen al desarrollo de su inteligencia.
Hasta los 7 años de edad, los niños experimentan una serie de cambios únicos y extra ordinarios que nos van a diferenciar del resto de animales. Estos cambios se producen en el encéfalo, una parte del cuerpo que a los 2 años ya pesa el 75% de lo que pesará en la edad adulta. El encéfalo sigue aumentando de tamaño y ampliando sus funciones. Este proceso se debe a la segregación de una sustancia grasa y aislante que permite la transmisión de impulsos nerviosos entre neuronas, de forma que nuestro pensamiento se va volviendo más rápido y reflexivo.
La primera idea importante que los padres de un recién nacido deben tener es que todo niño llega al mundo con una enorme capacidad de aprender. Tanto es así, a los 6 años, siguiendo el perfil de desarrollo Doman-Delacato, un niño ya ha aprendido a:

  • Entender el lenguaje oral
  • Leer y escribir
  • Reconocer un objeto mediante el tacto
  • Caminar erguido
  • Hablar un lenguaje abstracto, simbólico y convencional
Estas seis funciones se caracterizan, en primer lugar, porque son exclusivas de la corteza cerebral humana y, en segundo lugar, porque son el funcionamiento y la base de todos los aprendizajes posteriores.

4 Formas de potenciar la inteligencia en los niños

  • Practicar un instrumento. Un estudio a manos de la Universidad de Northwestern lo confirmó en el año 2006 con respecto a niños en un grupo de control, los niños que practicaban un instrumento obtuvieron mayores incrementos en su Coeficiente Intelectual (CI). El efecto fue relativamente pequeño, aunque generalizado en todas las pruebas y mediciones estándar de logros académicos. Cada vez más estudios concluyen que practicar un instrumento otorga a los estudiantes ventajas para el aprendizaje en el aula.
  • Hacer ejercicio, al menos, tres veces por semana. La actividad aeróbica regular estimula la producción de una molécula responsable de las neuronas, la serotonina. Por otra parte, después del ejercicio, las personas aprenden nuevo vocabulario un 20% más rápido. De hecho, un estudio por investigadores alemanes ha dictaminado que un régimen de 3 meses de ejercicio aumentan en un 30% el flujo de sangre a la parte del cerebro enfocada a la memoria y el aprendizaje.
  • Niños felices, adultos saludables. Los niños más felices tienen mayor probabilidad de convertirse en adultos exitosos y con amplia experiencia. La felicidad es una tremenda ventaja en un mundo que enfatiza con el desempeño. En promedio, las personas felices son más exitosas que las demás, tanto en su vida profesional como social.
  • Fomentar el hábito de la lectura, una técnica probada que ayuda a incrementar la inteligencia en los pequeños, a mejorar su aprendizaje y propiciar un mejor desarrollo cognitivo

Método Doman

Se trata de un conjunto de principios, programas, métodos y técnicas ideados por un equipo neurólogos y especialistas en lesiones cerebrales encabezado por el doctor Glenn Doman.
El objetivo es desarrollar al máximo todas las áreas sensoriales del cerebro mediante un protocolo de estimulación. Con este método también se intenta conseguir un total desarrollo de las áreas motoras, teniendo en cuenta factores importantes que los profesionales suelen descuidar.
Según este estudio, se ha podido comprobar que no existe posibilidad de desarrollar la inteligencia si no es mediante estimulación. La inteligencia de los niños depende de la cantidad y calidad de los estímulos recibidos y de las oportunidades para conseguir y perfeccionar sus funciones motoras.
Los institutos Doman llevan medio siglo diseñando, revisando y aplicando un protocolo de estimulación único, sistemático, global y eficaz para que todos los niños puedan disfrutar de una buena función cognitiva. También hay que tener en cuenta los geniales resultados que se obtienen aplicándolos a niños con problemas cerebrales.

Comentarios