Consejos para adaptar una vivienda para personas mayores


Uno de los factores más importantes a la hora de reformar una vivienda es conocer la adaptabilidad y a los residentes que la habitan, en pocas palabras, saber todo lo necesario para lograr un ambiente acogedor y adaptado a las necesidades y ritmo de vida de sus residentes.
Cuando se convive con personas de avanzada edad, a veces, debemos probar ciertas mejoras en casa que potencien sus acciones autónomas y su integración social.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España conviven más de 3,5 millones de personas discapacitadas, de las cuales más del 60% son mayores de 65 años. De acuerdo con estos datos oficiales, el 78,4% de la población mayor reside en viviendas que no son accesibles, por lo que resulta de gran importancia resaltar que la adecuación del domicilio facilita una estancia cómoda, segura e independiente, además de mejorar la calidad de vida.
Antes de comenzar las reformas, los expertos recomiendan realizar un estudio previo personalizado que tenga en cuenta las necesidades del residente, prestando especial atención a su diagnóstico médico.

Acceso a la vivienda


La adaptación es tan sencilla como incidir sobre tres tipos de actuaciones:
  • Rampa
  • Barandilla de seguridad
  • Ascensor
  • Vigilar las estructuras, entre ellas si las puertas permiten el acceso de mayores, ajustando su tamaño adecuado
  • Retirar todos aquellos objetos que puedan ser susceptibles de caer encima de las personas, platos en la pared y objetos que sean demasiado pesados
  • Evitar los pasillos demasiado largos y con obstáculos, que éstos sean anchos y colocar barras en las que se puedan agarrar
  • Evitar los suelos y/o alfombras resbaladizos/as, cuidando la limpieza de los parqués
  • Instalar detectores de humo
  • Evitar que los cables de la instalación eléctrica se encuentren en zonas de paso
  • Asegurar enchufes e interruptores, preferiblemente que sean conmutados, aquellos que permiten encender y apagar las luces desde distintos lugares
  • Disponer de fuentes luminosas que se puedan orientar para evitar deslumbramientos

Salón

  • Espejos y muebles deberán también estar reforzados en la pared, con el fin de evitar su caída y de no entorpecer el paso
  • Es preferible escoger muebles con bordes redondeados y así reducir al máximo las consecuencias de un tropiezo o una caída
  • Disponer de un teléfono inalámbrico es una buena iniciativa
  • El asiento ha de ser lo suficientemente alto (45 centímetros), mientras que los respaldos deben ser rectos y disponer de brazos para facilitar la inculpación a ellos

Cuarto de baño

  • Para evitar las frecuentes caídas en el baño se aconseja sustituir la bañera por un plato de ducha ubicado a nivel del suelo, además de colocar alfombrillas antideslizantes
  • También se pueden instalar barras asideras dentro de la ducha o a un lado del inodoro
  • En tiendas especializadas podemos encontrar, además, sillas de baño, elevadores para el inodoro, duchas especiales y otros elementos que facilitarán el aseo de los mayores
  • Los pavimentos plásticos antideslizantes son la mejor opción
  • Un grifo de doble vía, monomando y, preferiblemente, de palanca, garantizará su mejor manejo y una temperatura constante

Cocina

  • Muebles de fácil acceso
  • La organización constituye un punto clave. Los utensilios de uso cotidiano deben estar colocados en los muebles más accesibles
  • De igual manera, es necesario, ubicar los armarios a una altura adecuada
  • Con el fin de evitar quemaduras, es preferible usar cocina con vitrocerámica

Dormitorio

  • Las camas de altura media son las más adecuadas para que puedan levantarse y acostarse sin dificultad, para adaptar la altura se pueden cambiar las patas del somier o utilizar calzas
  • Para las personas que sufran un elevado grado de dependencia son recomendables las camas articuladas, éstas les permitirán cambiar de posición y evitar la inmovilidad total
  • No es aconsejable orientar la cama hacia la ventana, en particular en el caso de las personas con problemas de visión
  • La alfombrilla de pie de cama ha de estar fija en el suelo con adhesivo de doble cara, aunque lo más eficaz sería suprimirla
  • Cuando las personas tengan un grado alto de inmovilidad el uso de un colchón de aire podría ser un método muy eficiente. Su utilización alivia la tensión de los músculos de la espalda u otras partes del cuerpo y evitar la aparición de úlceras por decúbito

Suelos

  • Deben ser, por supuesto, antideslizantes, sin elementos que prevalezcan
  • En caso de que haya peldaños, éstos deben estar señalizados y tener elementos que ayuden a franquearlos
  • La moqueta de pelo corto como suelo es de lo más recomendable. Según un estudio de la Universidad de Navarra, se ha demostrado que su utilización ayuda a reducir el número de fracturas de fémur
  • La moqueta es un inconveniente para aquellos que se desplacen con silla de ruedas

Comentarios