¿Sabes si tienes tendencia a la Hipocondría?


La hipocondría o hipocondriasis es una enfermedad por la que un paciente cree, de forma infundada, que padece alguna enfermedad grave. La persona hipocondríaca se somete, constantemente, a un autoanálisis minucioso y preocupado, incluso obsesivo, de las funciones fisiológicas básicas, y piensa en ellas como una fuente de segura enfermedad biológica.
Como resultado de esta preocupación, en las primeras ocasiones acude al médico en busca de que diagnostique su enfermedad, sin embargo, cuando el especialista le confirma que no tiene nada, el hipocondríaco se tranquiliza durante un periodo de tiempo, pero su preocupación vuelve nuevamente.
Nos encontramos ante un círculo vicioso que, finalmente, termina con el que el paciente decide no acudir de nuevo al médico, o bien puede asistir a varias consultas en busca de su temido diagnóstico.


¿Qué debe tener una persona para ser considerada como hipocondríaca?

Fundamentalmente, miedo, preocupación y/o creencia. Es decir, tener un miedo excesivo a padecer y/o desarrollar una enfermedad, que normalmente puede ser grave o mortal. Tener preocupación excesiva por creer que se padecen y, por último, infundir la creencia y la certeza de que la posee realmente.
Según la nueva Clasificación General de los Trastornos Mentales y del Desarrollo Neurológico (DSM 5), manual por excelencia de los psiquiatras, la hipocondría, denominada ahora "Trastorno de Ansiedad hacia la Enfermedad", está recogida dentro de los trastornos de síntomas somáticos. Debido especialmente a la naturaleza reciente de su condición y la poca precisión de su definición, es difícil cuantificar su prevalencia, de hecho, ésta difiere según los estudios y no se pueden aportar datos concluyentes a las consultas de Atención Primaria tiene somatizaciones. De ellas, un 1% podría ser hipocondría, así lo señala Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española del Estudio para la Ansiedad y el Estrés y catedrático de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid.


Es importante saber diferenciar entre la somatización y la hipocondría. Según explica Jerónimo Fernández Torrente, médico general del Centro de Salud La Milagrosa de Lugo, el paciente que somatiza centra su atención al síntoma físico que suele tener un origen psicológico (ansiedad, estrés, etc.), pero no presenta el miedo o la preocupación excesiva por desarrollar una enfermedad que sí tiene el hipocondríaco.
La persona que padece esta patología está muy metida en el rol del enfermo, es decir, centra la mayor parte de su vida a estar enfermo. Aunque la hipocondría se clasifica independientemente de la ansiedad y la depresión, muchas veces coexiste junto a ellas.

Componentes esenciales de la Hipocondría

1. Cognitivos:
  • Preocupación por padecer diferentes enfermedades sistemáticamente
  • Rumiaciones sobre síntomas, salud y enfermedad y sus consecuencias, es decir, pensamientos nocivos que aparecen una y otra vez dando lugar a un sentimiento de frustración
  • Autobservación excesiva de las funciones del cuerpo y tendencia a verlas como señal de enfermedad
  • Mayor atención a los posibles consecuencias negativas, desatendiendo los aspectos más saludables de uno mismo y la propia vida diaria
2. Emociones y fisiológicos:
  • Ansiedad
  • Temores sin correspondencia con el peligro real
  • Cambios de humor
3. Conductuales:
  • Hablar a extraños de las varias dolencias y síntomas
  • Búsqueda de información en diferentes fuentes: enciclopedias, otros enfermos, familiares, internet...
  • Autobservaciones repetidas y manipulación de diferentes partes del cuerpo para comprobaciones diversas
  • Aumento de las visitas a médicos y especialistas, y deterioro de las relaciones con éstos

Factores que facilitan el inicio de los cuadros de Hipocondría

  • Experiencias previas con efectos sensibilizadores, con errores médicos, familiares enfermos, etc. y factores de aprendizaje en relación al propio cuerpo, fundamentalmente, costumbres sociales en la expresión emocional de la enfermedad y las reacciones ante ella, capacidad amplificada para percibir las propias reacciones internas y fallos en la forma de afrontar situaciones estresantes
  • Formación de creencias erróneas sobre los sìntomas y las enfermedades. Además de una atención selectiva a aspectos negativos y tendencia a confirmar estas creencias erróneas
  • La presencia de un incidente crítico externo (muerte de un familiar, información sobre una enfermedad cuyos síntomas uno cree padecer) o interno (estado de ánimo negativo) suele activar estas creencias y comportamientos señalados anteriormente, desencadenándose así los componentes básicos de la hipocondría

Tratamiento de la Hipocondría

Dado que los pacientes sienten una angustia real, el medido nunca puede negar sus síntomas ni ponerlos en tela de juicio. No debemos olvidar que, en realidad, la persona hipocondríaca está efectivamente enferma, aunque no padezca la patología física que teme.
Desde un punto de vista médico, lo más común es la Terapia Conductual Cognitiva (TCC)que consiste en un tipo de psicoterapia útil para manejar mejor los síntomas relacionados con la hipocondría. De hecho, se trata de una terapia ideal debido a que ayuda a la persona a reconocer lo que parece empeorar los síntomas, desarrollar estrategias y métodos para manejarlos y a mantenerse más activos.

¿Tienes tendencia a padecer Hipocondría? Sal de dudas con este Test

Comentarios