Probióticos y la salud


Nuestro sistema digestivo está colonizado por toda una serie de bacterias que forman un complejo grupo llamado microbiota intestinal. Estas bacterias viven en simbiosis con nuestro intestino en un delicado equilibrio, que puede verse afectado por la alimentación, el estrés, las enfermedades o algunos medicamentos. El consumo de alimentos prebióticos y probióticos puede ser útil para mantener este equilibrio.


Los probióticos están destinados a mejorar la población de bacterias beneficiosas intestinales, ya que promueven su desarrollo. Al crecer en el intestino y adherirse a la mucosa intestinal, evitan que otras bacterias dañinas se implanten y ejerzan sus funciones negativas, actuando como una barrera que impide la colonización del intestino por estos gérmenes patógenos.


El uso de probióticos se relaciona con una digestión saludable. Aunque algunos probióticos han obtenido resultados muy prometedores en estudios de investigación, aún no cuentan con una evidencia científica sólida que respalde sus usos específicos para problemas de salud.

¿Son seguros los probióticos?

Los probióticos sin similares a los microorganismos "saludables" que viven en nuestro aparato digestivo. Los estudios médicos no han demostrado que estas bacterias sean dañinas para personas saludables. Sin embargo, las personas enfermas con un sistema inmunitario comprometido deben tener cuidado al consumir estos suplementos.


Los efectos secundarios comunes pueden incluir gases y agotamiento. Si bien estos suelen ser leves y temporales, los efectos secundarios más graves incluyen reacciones alérgicas.

¿Para qué son útiles los probióticos?

Para que los probióticos tengan el efecto deseado, su consumo deben ser regular y sostenido en el tiempo. Una vez que se suspende su ingesta, el efecto desaparece. 
Las propiedades probióticas dependen de cepas específicas, por ello, se rotula en los productos el nombre de las cepas presenten y en qué cantidad se hallan con el propósito de que el consumidor pueda identificarlas y asociarlas a los beneficios que desea obtener.
  • Previene y trata diarreas infecciosas, asociadas al uso de antibióticos
  • Mejora el sistema inmune
  • Previene algunas manifestaciones alérgicas
  • Trata y previene los cólicos en el lactante
  • Mejora la intolerancia a la lactosa
  • Previene el cáncer de colon, ya que la flora intestinal interviene en esta patología y existe una estrecha relación entre el tipo de dieto y esta neoplasia maligna

¿Dónde encontramos este suplemento?

  • Bebidas de soja

  • Yogures


  • Algunos quesos suaves

  • Col fermentada no pasteurizada

Debemos buscar las etiquetas que mencionen "cultivos activos vivos" o que incluyan el nombre completo de la bacteria en la etiqueta nutricional. Existen muchos tipos, o cepas, diferentes de probióticos disponibles

Comentarios