Cómo disminuir los síntomas de las Enfermedades Reumáticas


El término "enfermedades reumáticas" engloba un conjunto de enfermedades muy diversas y complejas de origen no traumático, que afectan principalmente al aparato músculo-esquelético (articulaciones, huesos, músculos, tendones y ligamentos), pero que también pueden afectar a otros sistemas u órganos, tales como el corazón, los pulmones u otros tejidos conectivos.
La Sociedad Española de Reumatología ha comunicado que las enfermedades reumáticas son muy prevalentes entre la población, estimando a 1 de cada 4 personas mayores de 20 años en nuestro país, influyendo más en el sexo femenino, pues 3 de cada 4 personas con estas patologías son mujeres.



Causas

Las enfermedades reumáticas obedecen a distintas causas:
  • Degenerativas, siendo la más frecuente la artrosis
  • Metabólicas, como en el caso de la gota
  • La edad es relevante, las enfermedades reumáticas se desarrollan, sobre todo, a partir de los 40 años
  • Inflamatorias, debido a la infección de las articulaciones sin que haya una causa clara conocida, como es el caso de la artritis reumatoide
  • Traumatismo, ya que afectará directamente al aparato locomotor o músculo-esquelético, como esguinces, luxaciones o fracturas
  • Inmunológicas, cada vez más conocida su relación
  • Genéticas, como el caso del Síndrome de Hiperlaxitud Articular

Síntomas

Entre sus síntomas más comunes encontramos:
  • La inflamación de una o más articulaciones, en muchas ocasiones, de forma muy visible en el paciente, junto con calor y enrojecimiento de la zona
  • Dolor al realizar movimientos normales, además de sensibilidad
  • Rigidez en la articulación a determinadas horas del día, ocurre con más frecuencia por las mañanas, cuando la zona ha mantenido reposos durante un largo periodo de tiempo

¿Cómo reducir los síntomas?

  • Terapias no farmacológicas, todo paciente reumático debe ser manejado de forma individual, considerándolo como un ser con características únicas y diferentes a las de otro paciente con la misma enfermedad. En teoría, todos los pacientes deberían disponer de la posibilidad de realizar una terapia ocupacional personalizada y acudir al fisioterapeuta, si bien es alto utópico en la práctica diaria
  • Terapias farmacológicas, el dolor leve o, incluso, moderado puede responder adecuadamente a los analgésicos como el paracetamol. Sin embargo, la mayoría de los pacientes reumáticos padecen dolores que requieren el manejo más complejo y cuidadosos que necesita combinar diferentes tipos de fármacos. Tanto o más importante que recetar los calmantes es la evaluación continua de su eficacia. Hay que buscar no sólo la mejoría del dolor, sino también progresos en la capacidad funcional del paciente
  • Ejercicio, la actividad regular mejora el tono muscular y estabiliza el aparato músculo-esquelético. Además, el ejercicio físico aumenta la producción de endorfinas, que reducen la sensación de dolor
  • Terapias monitorizadas, la relajación, meditación, un masaje o la estimulación nerviosa transdérmica son terapias complementarias aplicadas por un profesional que pueden reforzar los impulsos mitigadores del dolor que se envían desde el cerebro. Sin embargo, la eficacia de estas modalidades está todavía por demostrar
  • Hidroterapia, la cual ha resultado ser muy efectiva en gran cantidad de casos. Hacer ejercicio en agua caliente aumenta la temperatura corporal y hace que los vasos sanguíneos se dilaten. El resultado es un alivio inmediato del dolor y disminución de la tensión al mejorar la flexibilidad de las articulaciones


Prevención

  • Es de vital importancia llevar una dieta balanceada que permita tener un peso adecuado en base a la altura y fisonomía. El sobrepeso ocasiona que las articulaciones tengan más desgaste cuando el cuerpo se desplaza
  • Se recomienda realizar actividad física controlada, ya que un exceso de movimiento desgastará los músculos, tejidos y cartílagos
  • En caso de tener inflamación, dolor y rigidez en el movimiento, no es recomendable automedicarse con antiinflamatorios, se deben hacer revisiones y seguir el tratamiento correspondiente

Comentarios