Aspectos a tener en cuenta antes de una mudanza


Cambiar de piso, de barrio y de vecinos es una experiencia refrescante y llena de ilusión que, únicamente, se dificulta por una cuestión: la mudanza. Trasladar de un punto a otro toda una vida, por cercanos o lejanos que estén estos destinos entre sí, supone un trámite que no sólo pondrá a prueba tu paciencia, sino también tu bolsillo al tener en cuenta un coste medio de entre 125 y 600 € por el trámite.

Cambiar de vivienda es una tarea compleja, más bien, son varias tareas que requieren coordinación y buen hacer, para no incurrir en demasiados gastos y no alterar demasiado nuestro ritmo de vida normal.

Presupuestos

El primer paso a seguir será presupuestar el coste de la mudanza: saber de cuánto dinero disponemos para decidir entre contratar una empresa o hacerlo por nuestra cuenta.
Debemos ser muy cuidadosos si optamos por contratar profesionales, porque de acuerdo con la Federación Española de Mudanzas (FEDEM), el 40% de los traslados realizados en España son ilegales. Existen una serie de requisitos que la empresa debe cumplir:
  • Proporcionar un contrato de mudanza al cliente
  • Suscribir un seguro de responsabilidad civil
  • El personal debe estar dado de alta en la Seguridad Social, para comprobarlo podemos pedir el último justificante de pago a los Seguros Sociales de los trabajadores
  • Deben ofrecer la posibilidad de contratar un guardamuebles, aunque no sea necesario

Organización

Qué mejor momento para revisar y deshacerse de los bienes innecesarios que al hacer una mudanza. Cuando empecemos a abrir los cajones y armarios empezaremos a darnos cuenta de todas las que guardamos sin ninguna explicación.
Nuestra recomendación es que aproveches la ocasión y separes todo aquello que no necesites, así evitarás empaquetarlo y trasladarlo innecesariamente.
Realizar un sencillo inventario nos servirá para conocer el número de cajas que necesitaremos, cuánto espacio se usará y orientar a los profesionales sobre la tarea que deberán realizar.
Algunas sugerencias:
  • Las cajas y bolsas de plástico de buen tamaño son esenciales para cualquier traslado. Además, necesitaremos papel de periódico, empaque de burbujas o espuma, con la adhesiva y marcar las cajas
  • En el momento de escoger las cajas, es aconsejable elegir las más sólidas y no demasiado grandes, así se podrán cargar con mayor facilidad
  • A la hora de empaquetar la ropa se pueden emplear bolsas de plástico o maletas de viaje
  • Realizar el embalaje 4x4, es decir, etiquetando cada caja con una descripción concreta de su contenido y a la habitación que va dirigida
  • Llenar las cajas para que los objetos no reboten en su interior, depositando primero los más pesados y, sobre ellos, los más pequeños hasta abastecer el límite del recipiente
  • No usar cintas adhesivas directamente sobre los muebles

Pide ayuda

Pedir apoyo a nuestra familia o amigos para supervisar la mudanza. Es recomendable que una persona esté al tanto de la salida de los muebles, otro de la carga del camión y uno más que coordine su recepción en la nueva residencia.
Durante la descarga inicial, indicar al personal de la mudanza dónde colocar cada cosa. Algunas compañías ofrecen un servicio completo que incluye desempacar y montar nuevamente el mobiliario, este trabajo comúnmente va incluido en el presupuesto contratado.

Pagos a proveedores

La mudanza debe hacerse con seriedad y sin aceptar trabajos que no sean profesionales. En caso que surja algún problema, como un accidente laboral o un robo, si se acepta trabajar con una empresa pirata, se puede generar una situación bastante complicada y desagradable. Exigir al proveedor que gestione los permisos necesarios para carga y descarga.

Otros consejos

  • Proporciona tu nueva dirección a familiares y amigos y la fecha en la que estarás instalado en tu nuevo hogar
  • Notifica el cambio de domicilio a blancos y negocios para que envíen la correspondencia correctamente
  • Actualiza tu documentación oficial: IFE, licencias...
  • En caso de que obtengas un seguro de hogar, será necesario realizar una nueva póliza, acorde con la nueva casa y su emplazamiento
  • Cancela la contratación de servicio públicos (electricidad, agua, gas, teléfono, internet) y contratar los de la nueva vivienda
  • En caso de cambiar de ciudad, es aconsejable pedir referencias al médico y odontólogo, transferir las recetas para medicamentos, ópticas, etc.
  • Desconectar el frigorífico, como mínimo, 24 horas antes del traslado para poder llevar a cabo el cambio con garantías del electrodoméstico
  • Deshacerse de productos líquidos de limpieza tóxicos o inflamables 

Comentarios