5 Aspectos a contemplar a la hora de elegir una residencia para tus mayores


A medida que nuestros mayores cumplen años van necesitando más ayuda y cuidados, y con el ritmo de vida frenético actual, a veces es muy complicado para la familia compaginar el trabajo con la asistencia a los mayores, por lo que se puede optar por contratar un profesional en el domicilio particular o escoger una residencia de ancianos, siempre garantizando todos los cuidados que precise.

Escoger una residencia no es una decisión fácil, sin embargo, siempre nos preocuparemos por la calidad de nuestros mayores. Para elegirla, debemos ver algunas recomendaciones que nos guiarán y desvelarán cuál es la residencia ideal:

  • Visitar los centros asistenciales todas las veces que sean necesarias y formular todas las preguntas que nos presenten, tanto a médicos, cuidadores, vecinos que los centros, familiares de residentes como a los propios residentes
  • Asegurar los buenos accesos de la residencia. Las entradas y las salidas deben contar con rampas o ascensores para facilitar la libre circulación a personas con movilidad reducida. Además, debe contar con sistema de emergencia, anti incendios y alarma
  • Comprobar que el Ayuntamiento o la conserjería correspondiente que el centro esté debidamente autorizado. Igualmente, el personal que compone su plantilla debe ser suficiente y contar con una titulación y experiencia adecuada para el desempeño de sus funciones. Los horarios de visita deben ser amplios y flexibles. Si nuestro familiar necesita atención asistida, debemos saber si la residencia cuenta con el personal y los medios para atender este tipo de necesidades
  • Un aspecto de extraordinaria importancia al elegir residencia es comprobar el esfuerzo por conservar, en la medida de lo posible, la autonomía personal de sus usuarios y el proyecto y procesos que ejecutan los profesionales técnicos competentes. Para ello, es necesario un buen servicio de fisioterapia y de terapia ocupacional, que no sólo ofrezca actividades grupales, sino una atención individualizada a cada usuario
  • Hay que tener en cuenta si el precio incluye todos los servicios que ofrece la residencia. Hay muchos centros que dan un precio fijo mensual, al que luego suman importes diferentes dependiendo de los servicios que se hayan recibido. Con ello, no es posible saber el precio que finalmente se va a apagar, quedando así margen para el abuso por parte del centro e inseguridad por parte del usuario

Ingreso

En función del tipo de centro que hayamos seleccionado, tendremos acceso inmediato o no al mismo. Según un estudio de la OCU, en las residencias privadas sólo un 20% de los solicitantes tuvieron que ingresar en una lista de espera, frente al 75% que tuvo que esperar una plaza pública (el 16% de los casos, la espera duró más de 2 años). En el caso de una plaza concertada, el 40% tuvo que inscribirse en una lista de espera.
En España hay 2.000 residencias privadas de la Tercera Edad dividas globalmente en "con" "sin" ánimo de lucro. De las primeras, unas 1.100 pertenecen a la Federación Nacionalde las segundas, un grupo pertenece a órdenes religiosas y otro a oenegés.
El ingreso en la residencia puede ser progresivo o temporal, a fin de que nos habituemos a la nueva situación y podamos someter a prueba todas las condiciones del centro. Algunas de estas condiciones deberían ser:
  • Limpieza y salubridad adecuadas
  • Facilitar las visitas a los residentes
  • Los residentes manifiestan interés por el ingreso de uno nuevo
  • La mayoría de los residentes parecen estar interactuando y existen pocas personas aisladas
  • El personal tiene un trato correcto con los pacientes
  • Los residentes tienen un acceso casi continuo al personal
  • Los familiares reciben informes detallados de la salud física y emocional del paciente
  • Se responde adecuadamente a las dietas especiales

Comentarios