Soluciones sencillas para distintos problemas de fontanería


La red de fontanería de nuestro hogar puede llegar a ser un gran desconocido. Sin embargo, es algo a lo que nos tendremos que enfrentar tarde o temprano.
Muchos de los problemas de fontanería doméstica tiene fácil solución. Ante el primer imprevisto no tenemos por qué llamar a un profesional, una ayuda que suele acompañarse de un alto precio. Hay situaciones que podemos resolver nosotros mismos, siendo fundamental seguir las pautas de mantenimiento para evitar, en la medida de lo posible, que se repita con asiduidad.

Atasco en las tuberías

Ya sea en el fregadero, la ducha o el lavabo, siempre es debido a un escaso cuidado. Existen varias medidas para evitar el problema, el primero es colocar una rejilla en el desagüe, para evitar que se sigan acumulando cabellos, restos de comida u otros residuos. Además, es recomendable realizar una limpieza regular de las mismas con un producto desatascador, podemos optar por:
  • Desatascadores mecánicos, una solución no tóxica
  • Los desatascadores químicos son muy efectivos pero, también, muy dañinos para las tuberías y, por ello, deberemos usarlos con cuidado
  • El clásico desatascador de goma: Colocar la ventosa sobre el desagüe y hacer presión sobre ella, tirar del mango de madera para absorber, mover y traer el tapón que obstruye las tuberías.

Goteo en los grifos

Aunque cada día son más seguros y duraderos, pueden presentar diferentes problemas con cierta frecuencia, derivados, a veces, de un mal uso o instalación o, simplemente, por envejecimiento.
Los fontaneros recuerdan que es fundamental que los grifos estén ajustados de forma exacta para un uso seguro y a largo plazo.
  • Un grifo demasiado apretado puede dañarse y estropearse de forma perpetua
  • Un grifo flojo es un grave problema a corto o medio plazo
Habitualmente, las averías de los grifos sólo necesitan un ajuste o el cambio de algún componente.


Cisterna que pierde agua

Al igual que los grifos, los materiales de las cisternas se deterioran y producen fugas. Presentamos varias soluciones:
  • Arreglar la fuga de la cisterna

  • Cambiar una parte de la cisterna (generalmente se suele estropear el sistema de bomba)
  • Cuando ya tiene mucho uso, es mejor sustituirla por una nueva

Malos olores en las tuberías

El sifón es un tubo en forma de U que une el desagüe con la tubería y que retiene, en su codo, una cantidad de agua que ocluye la abertura de la tubería, con el fin de evitar que los olores de la misma retornen. Si los residuos se acumulan en el sifón, el agua y sus residuos se descomponen y generan gases malolientes.
Cada sifón tiene un tapón que permite quitar el agua estancada y limpiar su interior, esa será la solución.


El problema de la cal

La cal del agua es un serio problema en algunas regiones. Puede afectar a la lavadora, el lavavajillas y también a la vida de los sanitarios. Lo ideal es ser conscientes de este problema y realizar una labor de mantenimiento.
  • Si nos encontramos con problemas en la lavadora, el truco puede ser ponerla a funcionar con un programa de agua caliente, al que añadiremos dos vasos de vinagre y dejaremos que aclare.
  • En el caso de grifería, puede que comiencen a expulsar impurezas o un caudal notablemente reducido. Esto ocurre cuando el filtro tiene cal. Si es el primer caso, soltar el filtro y sumergirlo en un vaso con una solución de agua y vinagre, dejándolo actuar toda la noche.

Comentarios