Remedios caseros contra el dolor de garganta en niños


Generalmente, el dolor de garganta debe su causa a infecciones virales como la gripe o el resfriado. Estos problemas suelen ser leves y desaparecer por cuenta propia.
Más graves suelen ser las infecciones bacterianas como el estreptococo y suelen tratarse con antibióticos, algo que no funciona en el caso del catarro común.
Hay ocasiones que los remedios naturales y tradicionales son realmente eficaces a la hora de aliviar algunas molestias como la tos o el dolor de garganta.

El primer remedio contra el dolor de garganta es la prevención de garganta es la prevención. Esto, en el caso de los niños, se traduce en tratar de mantenerlos lejos de ambientes o espacios excesivamente húmedos, así como de agentes irritantes como el humo del tabaco. Al salir de casa en los meses fríos, conviene que salgan adecuadamente abrigados.
La prevención también se basa en evitar cambios de temperatura, corrientes de aire y seguir una dieta saludable, rica en alimentos que ayuden a fortalecer el sistema inmunológico de forma natural, como las frutas y verduras. También la miel, rica en minerales y vitaminas, ayuda a prevenir las enfermedades estacionales en los infantes.


Veamos los remedios naturales más destacados contra el dolor de garganta en niños:
  • Disolviendo unas cucharadas de pimienta roja o cayena en un vaso de agua tibia y haciendo gárgaras con la mezcla supone una cura milagrosa y completamente demostrada. También puede hacerse con una pizca de sal en agua caliente
  • Sin duda, uno de los remedios caseros para la irritación de garganta es mezclar un poco de miel y un chorrito de limón en agua caliente, añadiéndole un poco de tomillo estará mucho más sabroso
  • Las grageas medicinales son un tipo de caramelo que contiene mentol o alguna otra variante anti-inflamatoria, estimulando la producción salival y evitando la sequedad en la garganta
  • Algunos niños que no toleran ningún medicamento para el dolor de garganta prefieren infusiones como la del té de jengibre, además de ser una alternativa realmente deliciosa
  • Mantener la garganta del niño caliente, preparando un té de manzanilla y empapándolo en una toalla, a continuación, envolverlo en el cuello
  • Hervir agua en un cazo, echar 30 gramos de salvia y dejarlo mezclarse un minuto para hacer gárgaras

Comentarios