Manzana: Protector natural para tu estómago


Las manzanas son, sin duda, una de las frutas más destacadas, no sólo por sus importantes beneficios y propiedades, sino por el valor nutricional que poseen.
No en vano, ayudan a estimular tanto el hígado como los riñones, son capaces de limpiar el organismo de toxinas y son ricas en pectinauna fibra natural que protege nuestra mucosa intestinal. Algunos de los beneficios y propiedades de las manzanas, por lo tanto:

  • Hidrata, debido a su elevado contenido de agua (más de un 80%)
  • Es diurética y reduce la tensión arterial, dado su contenido en potasio
  • Posee fibra soluble e insoluble
  • El verdadero secreto se encuentra en sus numerosas sustancias fitoquímicas y en la pectina, que ayudan a evitar el cáncer, la diabetes y reducen los niveles de colesterol en sangre. Un par de manzanas pueden reducir el colesterol un 10%, así lo afirma el nutricionista César Lloreda
  • Gracias a la quercitina, otro fitoquímico, la manzana previene problemas cardiovasculares, el asma y otras enfermedades inflamatorias como la artritis
  • Las manzanas son alimentos ricos en antioxidantes, pero no todas las variedades son iguales, siendo la manzana roja de mayor capacidad, ya que tiene más ORAC, unidad que mide la captación de radicales libres y aceleran el envejecimiento
  • Ayuda a combatir los trastornos hepáticos

Desde siempre, hemos escuchado múltiples teorías sobre cómo la manzana ayuda a nuestro estómago en múltiples sentidos, pero... ¿qué es real y qué no? Hoy lo queremos descubrir:
  • Actúa como laxante suave, la citada y magnífica pectina ayuda a regular el aparato intestinal, potencia sus movimientos y facilita la evacuación
  • Diurética y depurativa: ayuda a favorecer la eliminación de líquidos corporales, por lo que combate la toxicidad del estómago y los intestinos, depurándolos a su vez
  • Uno de los mejores remedios para el estómago tenga una buena digestión es comerse una manzana veinte minutos después de comer
  • Es antiácida, por su contenido de pectina combinando con glicina, la manzana funciona como un antiácido muy eficaz para combatir la acidez estomacal
  • Por increíble que parezca, la infusión de manzana relaja el estómago, calma la acidez, desinflama el vientre, cura la gastritis, la colitis y los divertículos y, por último, también limpia y depura el estómago en caso de infección

Receta de manzana cocida para curar el estómago

Investigando un poco, hemos encontrado dos recetas demostradas para "curar" el estómago am anos de Natursan.
  • Manzana al horno:
  1. En primer lugar, lavar con esmero algunas manzanas
  2. Preparar el horno a 1600de temperatura
  3. Colocar papel de horno en la bandeja
  4. Cocinar las manzanas en el horno durante 25 o 30 minutos
  • Manzana al fuego:
  1. Lavar las manzanas y cortarlas
  2. Ponerlas al fuego añadiendo un poco de agua
  3. Remover de vez en cuando
  4. Cuando estén algo blandas, escucharlas con ayuda de un tenedor o cuchara de madera hasta que queden completamente cocidas

Comentarios