Consejos previos a una cirugía


Una operación es un acto terapéutico que implica llevar a cabo en nuestro organismo, una actuación más o menos agresiva, en dependencia del diagnóstico y de los medios que se predisponen. Existen múltiples tipos de intervenciones quirúrgicas, cada una de ellas necesita de una preparación concreta motivada, además, por las características propias del paciente. Sin embargo, existen algunas bases comunes acerca de cómo prepararse ante una cirugía. Repasamos algunas de las más importantes, que ayudarán a que la operación no resista ninguna complicación.

Cuidados en los días antes de la intervención

Dos semanas antes de la cirugía, podrían habernos comunicado que dejáramos de tomar fármacos que dificultan la coagulación de la sangre, pudiendo prolongar el sangrado durante la cirugía. Algunos ejemplos incluyen:
Tomar sólo los medicamentos indicados por el médico antes de la cirugía, los cuales necesitan receta. No tomar ningún suplemento, hierbas, vitamina ni minerales antes de la cirugía a menos que el médico lo haya autorizado.


Para los fumadores, es un buen momento para evitar el tabaco, al menos, una semana antes. El tabaquismo produce tos repentina, la cual no colabora a una mejor recuperación postquirúrgica.
Llevar una lista de todos los medicamos al hospital o, de ser posible, sus envases.
El tipo de cirugía determinará si nuestro proveedor de atención médica querrá que usemos algún laxativo o consumir poca cantidad de comida. No beber alcohol 24 horas antes de la cirugía. En algunas, podrían pedir el uso de un enema en casa uno o dos días antes. También podrán indicarnos no comer ni beber durante 6 a 12 horas previas a la intervención.
Síntomas a informar:
  • Cualquier erupción o infección cutánea nuevas
  • Dolor torácico o dificultad respiratoria
  • Tos
  • Fiebre
  • Síntomas de un resfriado
La noche previa a la intervención se recomienda cenar de forma ligera, dejando de tomar líquidos a partir de medianoche o, si la cirugía está programada por la tarde, el desayuno será ligero, después, se estará en ayunas.


Generalmente, se suele tomar medicación ansiolítica la noche antes.

El mismo día de la intervención

Es recomendable tomar una ducha o un baño en la mañana de la cirugía. El médico o personal de enfermería pueden proporcionar un jabón medicado especial, leer las instrucciones de uso. Si no nos facilitan un jabón medicado, usar uno antibacteriano.


Frotarnos las uñas con un cepillo, quitarnos el esmalte y el maquillaje antes de acudir al Centro Médico.
Primero, nos proporcionarán un brazalete de identificación, que contiene nuestro nombre, fecha de nacimiento y el nombre del proveedor de atención médica. Debemos asegurarnos de que la información sea correcta.

Preparación Pre-operatoria

Incluye determinadas especificaciones según el tipo de cirugía aplicada, las recomendaciones más comunes incluyen la alimentación de dentaduras, lentes de contacto o gafas, aparatos auditivos, joyas y otros similares.

Después de la cirugía

Podemos reiniciar nuestra alimentación de acuerdo a las indicaciones médicas, tres horas después si solamente nos aplicaron anestesia local. Si se utilizó anestesia general, es recomendable esperar de 6 a 8 horas sin comer, iniciando con líquidos.
  • No fumar ni ingerir alcohol, estas actividades retardan la cicatrización
  • Evitar realizar ejercicio físico y movimientos bruscos antes de aviso
  • Evitar la luz solar directa, ya que puede afectar a la coloración de las cicatrices

Comentarios

  1. Tomare este articulo en cuenta porque una vez que llegaron a operar a mi abuelo dias antes le dimos uno de los medicamentos mencionados. pero en ningun momento el medico nos dijo nada de eso.
    Felizmente no paso nada grave

    ResponderEliminar

Publicar un comentario