Cómo eliminar el moho de la cocina y el baño


La humedad es la causa fundamental del crecimiento de moho. Si el clima ha sido muy húmedo durante algunos días, puedes notar que el moho comienza a crecer en tu hogar. Estos altos niveles no sólo lo alimentan, sino que además los charcos de agua y los materiales húmedos tardarán más tiempo en secarse por completo. Además, cuando la humedad dentro de un espacio se evapora en el aire, ésta aumenta. Lo ideal es una ventilación conveniente, lo que hará que la humedad se mantendrá evaporada durante mucho tiempo.


A veces utilizamos humidificadores en nuestros hogares. Sin embargo, existen mohos que sólo necesitan un nivel mayor del 55% de humedad para empezar a crecer.
Algunas causas de la producción de moho son:
  • Las tuberías con fugas
  • La condensación
  • Una ventilación deficiente
  • La ropa mojada
  • Las fugas en el techo
  • Un sótano húmedo
  • El agua en los cimientos de la casa

Signos de tener moho en casa

  • Síntomas alérgicos, como estornudos, ojos irritados y congestión nasal
  • Olor a humedad
  • Descubrir señales de crecimiento de moho
  • Problemas de humedades
  • Síntomas tóxicos

Limpiar moho en el cuarto de baño

  • Mezclar en un barreño agua y zumo de limón, empapar una bayeta para limpiar las superficies con moho. Por regla general, suele instalarse en las juntas que encontramos entre la bañera y la pared, un espacio que acumula mucha humedad. El limón es un sistema fantástico para eliminar el moho gracias a su poder desinfectante contra los gérmenes y las bacterias. Un remedio natural, sencillísimo y muy económico
  • Combatirlo en las toallas es una tarea sencilla: sólo debemos meterlas en la lavadora, agregar una o dos tazas de vinagre blanco y programar un ciclo de lavado con la temperatura más alta. Recuerda no agregar jabón, suavizante u otro producto de limpieza. El siguiente paso será volver a lavar las toallas de la misma forma pero, esta vez, agregando jabón para la ropa. Secarlas con la secadora o un secador a máxima potencia
  • El moho también puede encontrarse en la ducha o la bañera. La suciedad de aceites corporales y la espuma del jabón crean una fuente de alimento para él. Para evitar su aparición, limpiar ambos con más frecuencia, tras proceder a su desinfección, secar la ducha o bañera para minimizar la humedad. Limpiarlo es un procedimiento fácil
  1. Mezclar en una botella dos o tres cucharadas de bicarbonato sódico y un 75% de vinagre blanco
  2. Esperar a que la mezcla se adapte
  3. Verter la composición sobre la silicona y el moho para evitar que éste vuelva a aparecer
  4. Dejarlo actuar durante media hora
  5. Frotar la zona afectada con un cepillo de dientes
  6. Limpiar la dicha con agua caliente y, después, secar las zonas donde haya actuado
  • Para las alfombrillas antideslizantes, introdúcela en un cubo con agua caliente, lejía y jabón. Tras unos 15 minutos, frotar bien con un cepillo para alcanzar todos los huecos
  • En los desagües, retirar la tapa y verter estos productos en el siguiente orden:
  1. Lejía, la dejaremos reposar durante una hora
  2. Varias tazas de agua hirviendo y bicarbonato
  3. Un chorro de vinagre
  4. Después de 20 minutos aproximadamente y, por último, otras dos tazas de agua hirviendo

Limpiar moho en la cocina


  • El moho puede aparecer en casi cualquier parte, incluida la madera como la de las tablas de cortar, con una esponja y un poco de vinagre diluido se puede eliminar. Si la zona afectada no es muy grande y ha quedado alguna mancha superficial de moho ,se puede lijar un poco
  • Para las paredes y el techo, en los que puede estar provocado por escapes de agua y condensación, si la superficie no es porosa tan sólo habrá que pasar un paño húmedo. En caso de que sí sea porosa, no queda otra opción que rascar la pared y volver a enyesar o cambiar la placa de yeso, ya que este material está  afectando a su profundidad
  • En la lavadora, programar un lavado sin ropa, añadiendo un par de cucharadas del efectivo percarbonato sódico y con una temperatura de, al menos, 400C.

  • A la hora de limpiar el moho de la nevera necesitaremos: vinagre destilado, un blanqueador, cepillo de dientes viejo, bastoncillos de algodón, papel de cocina y un bote rociador. En primer lugar, prepararemos una solución de blanqueador y agua tibia para eliminar el moho. El blanqueador es idóneo para acabar con él y, además, evitará su propagación. Cuando tengamos la mezcla preparada, la echaremos dentro del bote rociador y pulverizaremos por todas las zonas afectadas. Dejar actuar el producto durante 10 minutos y, después, limpiaremos esas zonas con un paño húmedo. A continuación, enjuagaremos con agua fría y secaremos todo con otro paño limpio y seco
  • Si no lavamos todos los días nuestra vajilla, es probable que el moho comience a crecer en cuencos y platos usados. Cuando los platos se apilan unos sobre otros tras ser utilizados, a veces no se secan y el moho puede comenzar a crecer con cierto tiempo. Para limpiarlo necesitaremos usar un cepillo de cerdas suaves para raspar el moho. Llenar el fregadero con agua caliente y adicionar dos cucharadas de jabón para lavavajillas y una taza de blanqueador. Meter los platos en el agua y dejarlos unos 15 minutos. Drenar el agua, la cual deberá haberse enfriado considerablemente, y lavar los platos
  • Los alimentos con moho se pueden encontrar, a veces, en el cubo de basura. Sólo necesitan uno o dos días para que pueda comenzar a crecer. Para eliminar este enemigo, frotar suavemente la zona afectada con agua y un limpiador fuerte, como lejía. También podemos frotar con un cepillo o trapo resistente y una mezcla de agua con lavandina o cloro, para desinfectar

Comentarios