Alimentación saludable para la prevención de enfermedades


Una alimentación correcta, variada y completa (una dieta equilibrada cuyo modelo más reconocido es la dieta mediterránea) permite, por un lado, que nuestro cuerpo funcione con normalidad, cubriendo nuestras necesidades biológicas básicas y, por otro, previene o reduce el riesgo de padecer ciertas alteraciones o enfermedades a corto y largo plazo.
Numerosos y recientes estudios demuestran que la alimentación es un pilar fundamental en la prevención de enfermedades al ser uno de los factores más estudiados en enfermedades crónicas. Las enfermedades crónicas son de larga duración y, por lo general, de progresión lenta. La diabetes, los infartos, enfermedades cardíacas, cáncer o las enfermedades respiratorias son las principales causas de mortalidad mensual, siendo responsable de un 63%, según el comité de expertos de la Fundación Vivo Sano. Éstas se tratan de enfermedades claramente vinculadas a nuestro estilo de vida, por lo que hay que entender de una manera más comprometida y consciente a nuestra forma de vivir.


No es, normalmente, una relación directa de causa-efecto, pero sí supone uno de los factores que contribuye a aumentar el riesgo de aparición y desarrollo de dichas enfermedades.
Las líneas actuales de investigación se centran no sólo en el consumo de energía y nutrientes (proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y agua), sino también en otros componentes no nutritivos de los alimentos que se comportan como elementos protectores frente a estas y otras enfermedades; hablamos concretamente de la fibra y los antioxidantes naturales, así afirma el Centro Universitario de Ciencias para la Salud de la Universidad de Guadalajara.

¿Qué podemos hacer y qué efectos conlleva no seguir una alimentación saludable?

  • Pocas grasas, En el último congreso de la Sociedad Europea de Oncología (ESMO) se presentó una investigación que mostró que, en un sólo año, más de 124.000 personas desarrollaron la enfermedad en el mismo continente, debido a su sobrepeso
  • Reducir el consumo de azúcar. Los azúcares refinados están directamente relacionados con el riesgo de contraer obesidad. La recomendación es decantarse por los azúcares naturales, limitar las bebidas con gas y comer dulces responsablemente
  • No exceder en carne roja o sustituirla por las magras. Asimismo, incorporar más pescado, siendo necesario comerlo dos veces por semana, debido a su alto contenido de ácidos grasos omega 3 y 9
  • Evitar que los alimentos se cocinen a temperaturas altas sobre una llama abierta, como el asado a la parrilla, debido que, a mayor temperatura directa, las moléculas se modifican, generando hidrocarburos aromáticos, los cuales son cancerígenos
  • Los fiables y ahumados son alimentos procesados y elaborados con nitratos nocivos
  • Según la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO)el alcohol eleva el riesgo de padecer cáncer bucal, de laringe, de esófago, de mama o de colon. Si bien no se sabe exactamente el por qué, los expertos piensan que se debe a la exposición a químicos en la metabolización del alcohol en el cuerpo. La ASCO recomienda las medidas indicativas de 355 cm3 de cerveza, 150 cm3 de vino y 45 cm3 de licor
  • La principal estrategia dietética para reducir el riesgo de padecer enfermedades es el consumo de frutas y verduras. Los vegetales tienen capacidad de producir compuestos moleculares que actúan como escudos, como los antioxidantes
  • Un alto consumo de fibra además de regular nuestro sistema digestivo, disminuye el riesgo de cáncer colorrectal, debido a que reduce el tiempo que tardan los deshechos en viajar a través del colon. También, se pudo observar que los alimentos ricos en fibra reducen los niveles de estrógeno y testosterona, con efectos protectores de los cánceres de mama y colon
  • Lácteos, sus nutrientes, como el calcio y la vitamina D, son efectivos en la prevención de enfermedades
  • El consumo excesivo de sodio y alimentos salados puede producir retención de líquidos y un aumento de la presión arterial y padecer enfermedades cardio y cerebrovasculares. Se encuentran en la sal, fiambres, embutidos, quesos, alimentos congelados...

11 Súper-Alimentos que combaten enfermedades

1. El plátano contiene una alta concentración de potasio, por lo tanto, contribuye a disminuir los riesgos de contraer enfermedades cardíacas y sufrir accidentes cerebrovasculares


2. Investigadores de la Universidad del Estado de Florida encontraron que las manzanas son frutos realmente "milagrosos". Además, de su alto contenido en fibra, contiene pectinas y polifenoles, que protegen la salud cardiovascular, reducen los niveles de colesterol malo y de otros compuestos dañinos en la sangre


3. El tomate es célebre como un agente anti-cáncer, gracias a su contenido en licopeno. También es un aliado ideal en nuestra dieta, pues está compuesto por un 90% de agua. Recientemente, un estudio a manos de la Universidad de Kioto descubrió su prevención en enfermedades vasculares


4. A diferencia del azúcar, la miel es un edulcorante rico en nutrientes, proporciona numerosos minerales y vitaminas C, D y E y del complejo B. Es un concentrado de carbohidratos que eleva la energía tan necesaria para sobrevivir al día a día. Paradójicamente, la miel también es beneficiosa para promover el sueño. Alivia los dolores de garganta y calma la tos nocturna. Estudios del departamento de Nutrición de la Organización Mundial de la Salud han demostrado que la miel reduce el nivel de triglicéridos en sangre, grasa que puede causar problemas cardíacos


5. El brócoli es una verdura crucífera que contiene los compuestos llamados glucosinolatos, quienes producen las enzimas protectoras del cuerpo. En un estudio del Instituto Linus Pauling de la Universidad Estatal de Oregón, concluyeron que el sulforafano del brócoli ayuda a prevenir el cáncer. El brócoli es un aliado contra multitud de enfermedades, es rico en fuertes antioxidantes que combaten el cáncer de pulmón, colon, próstata, gástrico y de mama. El compuesto indol-3-carbinol que contiene el brócoli puede detener y ralentizar la multiplicación de células cancerígenas. Este alimento proporciona hierro, esencial para un buen funcionamiento del cerebro. Un nuevo avance reza que logra frenar el avance de la artritis, afección que padece una de cada seis personas en el país


6. Las alubias, bajas en grasas y con alto contenido fibroso, son ricas en proteínas y están libres de colesterol. La amplia variedad de alubias secas, incluidos los garbanzos reduce los triglicéridos. Según Jean Carper, la dosis diaria recomendada es de 50 a 75 gramos, esta cantidad ha demostrado reducir los triglicéridos un 17%, bajar el colesterol en un promedio de un 10%, neutralizar el ácido estomacal y fortalecer los huesos


7. Los aguacates son gemas nutricionales y una fuente rica en grasas monoinsaturadas que nuestro cuerpo puede quemar fácilmente para utilizarlas como energía. Dado su rico contenido en grasas saludables, los aguacates ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes solubles en grasa de otros alimentos. La mayor concentración de carotenoides beneficiosos se encuentra en la pulpa, cerca de la cáscara  


8. Los pepinos contienen una serie de vitaminas y minerales necesarias, además de poseer propiedades antiinflamatorias. Son abundantes en vitamina B5 (ácido pantoténico), fisetina, vitamina K, potasio, magnesio, entre otros, investigaciones recientes demuestran que los pepinos también contiene poderosos lignanos que se unen a las bacterias relacionadas con los estrógenos en el tracto digestivo para reducir potencialmente su riesgo de varios tipos de cáncer, incluyendo el de mama, útero, ovarios y próstata


9. El kiwi parece ser el principal competidor de la manzana a la hora de luchar contra la hipertensión. Una nueva investigación presentada en Taurnga (Nueva Zelanda) demostró que comer tres kiwis diarios logra reducir en la medida máxima la presión. Proporciona un 273% de la cantidad recomendada diaria de Vitamina C en cada porción, cinco veces más que una naranja. Asimismo, es un estimulante natural que evita los resfriados y la gripe


10. En la última década, se han llevado a cabo más de 18.000 estudios explorando las virtudes preventivas del café. Los más recientes han descubierto que ayuda a la salud cardiovascular y protege contra la diabetes tipo 2, un análisis de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard llegó a ambas conclusiones. Otra investigación de Headache Clinic de la Escuela de Medicina de la Universidad de Vermont comprobó que 200 ml de cafeína al día, también ofrece alivio para el dolor de cabeza

Comentarios