6 Formas de saber si tu hijo necesita una Ortodoncia


Entre los 6 y 7 años de edad, la dentadura de los niños ya está en pleno desarrollo. Es el momento perfecto para detectar problemas en su sonrisa.
Como padres, hay varias cosas que podemos hacer para estar pendientes de la salud bucodental de nuestros hijos. Una de ellas es acudir regularmente al odontólogo desde que hace erupción el primer diente. De esta manera podremos aprender una técnica de cepillado adecuada, detectar precozmente algún problema o la necesidad de utilizar aparatos ortodóncicos. 



Mientras que algunos de estos problemas susceptibles de aparecer están condicionados por la genética, otros son adquiridos debido a malos hábitos repetidos en el tiempo. Sea cual sea su origen, el ortodoncista será el especialista que trate los desajustes en el desarrollo de los dientes y los huesos faciales.
La ortodoncia permite corregir la posición defectuosa de los dientes. Este tratamiento persigue fines estéticos y funcionales para la boca, aunque su comienzo es habitual en la adolescencia, existen muchos casos de ortodoncia en la infancia.

Razones por las que un niño necesita una ortodoncia

  • Pérdida prematura o tardía de los dientes de leche, debido a que estas piezas dentarias conservan el espacio que, posteriormente, ocuparán los dientes permanentes, su pérdida temprana o tardía ocasiona ajustes en la detención. Los dientes de leche comienzan a caer a partir de los 5 años de edad y, en general, a los 13 ya han salido todas las piezas permanentes
  • Problemas bucodentales, si el niño presenta problemas al hablar, masticar o, incluso, respirar
  • Mordida irregular, las muecas extrañas al masticar son, con frecuencia, la consecuencia de un problema en la masticación, lo que originará una mordida cruzada que hay que corregir. También es posible que los dientes no encajen al morder o que los incisivos superiores e inferiores no tengan contacto, este proceso se denomina "mordida abierta"

  • Succión prolongada del dedo pulgar y/u otros, al tiempo que los dientes inferiores son llevados hacia atrás
  • Los desórdenes mandibulares, que se manifiestan mediante ruidos o chasquidos al abrir y cerrar la boca, y pueden derivar en dolores de cabeza o de cervicales

Comentarios