2 de Abril: Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo


Cada año, el 2 de abril se celebra el movimiento asociativo del Autismo de todo el mundo con el objeto de concienciar sobre esta patología y promover la inclusión social de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).
Por Resolución 62/139 de 18 de noviembre de 2007, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) instó a los Estados Miembros, las organizaciones competentes del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, así como a la sociedad civil que observen este día y tomen las medidas para la conciencia a través de la sociedad sobre los niños con autismo.
Este trastorno es una condición neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez y dura toda la vida. Afecta al comportamiento, la interacción social y la comunicación de las personas.
Actualmente, se diagnosticaron con autismo a 1 de cada 68 individuos, concluyendo a 42 hombres, haciéndolo más común que los casos de cáncer o diabetes. Se asocia con rutinas y comportamiento repetitivos.
Según fuentes de la Universidad de Salamanca, para 2018 se estima alrededor de 1 o 2 autistas por cada mil personas a nivel mundial y ocurrirá cuatro o cinco veces con más frecuencia en niños que en niñas.

Perfil de un niño autista

Un niño autista posee una mirada perdida. En el lactante se suele observar el balbuceo monótono del sonido, habla tardía y una falta de contacto con su entorno, así como de un lenguaje gestual. Otra tendencia, como ya hemos señalado anteriormente, es la de llevar a cabo actividades de poco alcance de forma repetitiva. En la adolescencia se dice que un tercio suelen sufrir ataques epilépticos. Vale la pena conocer los síntomas que pueden dar lugar a un diagnóstico:
Entre los 18 y 36 meses de edad:
  • Sordera aparente, no responde de llamadas o indicaciones
  • No persigue a los miembros de la familia ni alza los brazos para que le cogan, parece que los ignora
  • Al cogerle en brazos no sonríe ni se alegra de ver al adulto
  • No señala con el dedo para compartir experiencias ni pedir
  • Tiene dificultades con el contacto visual
  • Cuando se tropieza y cae, no llora
  • Es excesivamente independiente
  • Reacciona desproporcionadamente a algunos estímulos, como sonidos o texturas
  • No se despide
  • No sabe jugar con juguetes

A partir de los 36 meses:
  • Tiende a ignorar a los niños de su edad
  • Presenta un juego repetitivo
  • Puede presentar movimientos estereotipados o repetitivos como caminar de puntillas
  • No tiende a la imitación
  • Ausencia de lenguaje
  • Evita la mirada y el contacto 
  • Presenta apego inusual a ciertos objetos

Causas

El autismo es altamente heredable, pero la causa influye tanto en factores ambientales como la susceptibilidad genética. En casos raros, está asociado fuertemente con la teratología, los agentes que causan defectos de nacimiento.
A finales de la década de los 90, en el laboratorio de la Universidad de California (San Diego, EEUU), se investigó sobre la posible conexión entre autismo y neuronas espejo, una clase recién descubierta de neuronas que se activan cuando el organismo ejecuta una acción y observa esa misma acción al ser ejecutada por otro individuo. La probada participación de esas neuronas en facultades como la empatía y la percepción de las intenciones ajenas sustenta una hipótesis de algunos síntomas del autismo a una disfunción del sistema neuronal especular. Diversas investigaciones confirmar esta tesis.
También se han detectado diferentes agentes bioquímicos, debido a alteraciones en los niveles de ciertos neurotransmisores.

Diagnóstico

Los trastornos del espectro autista se pueden diagnosticar formalmente a la edad de 3 años, aunque nuevas investigaciones están retrocediendo su diagnóstico a los 6 meses. 
En caso de presentar uno de los siguientes síntomas, es necesario consultar con el especialista:
  • No balbucea o no hace gestos de interacción con 12 meses
  • No dice palabras aisladas con 16 meses
  • No manifiesta frases completas con 24 meses
  • Cualquier regresión o pérdida de habilidades adquiridas a cualquier edad

Tratamiento

Las intervenciones tempranas de conducta, cognición y habla pueden ayudar a los niños con autismo a ganar habilidades de autocuidado, sociales y comunicativas. A pesar de que no existe un remedio conocido, existen casos de niños que han logrado recuperarse.
No hay muchos niños autistas que vivan de forma independiente después de alcanzar la edad adulta, aunque algunos llegan a tener éxito. 

Se ha desarrollado una cultura autista, en la que algunos individuos buscan cura y otros creen que el autismo debería aceptarse como una diferencia y no tratarse como un trastorno... ¡Cuéntanos tu opinión!

Comentarios