12 Síntomas del Colesterol Alto que no debes pasar por alto


El colesterol es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cuerpo y resulta esencial para el correcto funcionamiento en todas las células. 
La mayor parte del colesterol se crea en el hígado y una pequeña cantidad procede de la alimentación. El colesterol sólo se convierte en un problema cuando su nivel en sangre es excesivo, debido a que se pueden acumular depósitos de grasa en las arterias, lo que puede llegar a afectar nuestra salud cardiovascular.
 

Todas las personas a partir de los 20 años deben empezar a realizarse chequeos médicos, incluyendo un análisis de sangre para determinar los niveles de colesterol. Es importante hacerlo, ya que las señales de alerta de altos niveles suelen tardar mucho tiempo en pronunciarse e impiden lograr un control más oportuno.

¿Cuál es el colesterol bueno y cuál el malo?

El colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) es considerado como colesterol bueno. Recoge el colesterol no utilizado y lo devuelve al hígado, donde es eliminado. Se produce de forma natural en nuestro organismo y ayuda a reducir el nivel de colesterol en sangre. Lo ideal es tener un nivel de HDL superior a 60 mg/dL.
El colesterol malo es el de baja densidad (LDL). Se acumula en las paredes de las arterias, dificultando así que la sangre circule correctamente hacia el corazón. De esta forma, los niveles altos de este tipo de colesterol aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Se recomienda mantener el colesterol de baja densidad por debajo de los 100 mg/dL.
Podrás ver los niveles normales de colesterol en el siguiente cuadro:


Síntomas del colesterol alto que no puedes pasar por alto

El colesterol alto no produce síntomas claros, pero unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL), sí que se asocia al riesgo de desarrollar una enfermedad coronaria, cuyo síntoma fundamental es la angina de pecho, la cual se manifiesta con dolor torácico opresivo, malestar o sensación de falta de aire. Sin embargo, los expertos han relacionado la recurrencia de ciertos síntomas con el riesgo de estar desarrollando un colesterol elevado:
  • Dolor de cabeza
  • Xantomas alrededor de los ojos
  • Ataque cardíaco a causa de la obstrucción de las arterias
  • Urticaria o prurito en la piel
  • Pérdida de equilibrio
  • Inflamación y sensación de entumecimiento de las extremidades
  • Dificultades de visión
  • Agitación al moverse o realizar actividad física
  • Dolor en la zona hepática y vesicular
  • Pesadez en el estómago y dificultades para llevar a cabo procesos digestivos
  • Dificultades en el ritmo intestinal
  • Nuevas intolerancias alimenticias
Toda esta sintomatología suele confundirse con trastornos de salud más comunes que pueden desaparecer de forma espontánea. Pero, al no comprobar si se trata de problemas de colesterol, la mayoría de veces la afección avanza, provocando daños irreparables.

¿Qué ocurre si existe un exceso de colesterol en la sangre?

La presencia de grandes cantidades de colesterol en el organismo se asocia a la aterosclerosis, la principal causa de enfermedades cardiovasculares, que consiste en la acumulación excesiva de colesterol en las paredes arteriales formando una especie de plaza que va creciendo a medida que las células inflamatorias y los tejidos dañados se van depositando en ella.


Con el tiempo, esta placa puede alcanzar un grosor muy elevado, romperse y provocar la coagulación de la sangre que pasa por la arteria. El coágulo taponaría la arteria, bloquearía el flujo sanguíneo y evitaría que el oxígeno llegase al corazón, provocando la muerte de una parte del mismo. Se conoce como ataque cardíaco o infarto.

Alimentos que ayudan a controlar el colesterol

  • Legumbres, siempre que se cocinen de forma saludable
  • Avena, 60 gramos de salvado de avena diarios pueden reducir el colesterol LDL hasta un 16% si se lleva, además, una dieta equilibrada, variada y sana. La sustancia responsable de esta reducción se llama beta glucano, fibra soluble que tiene como función inhibir la absorción del colesterol y su producción, eliminándolo del corriente sanguíneo.
  • Ajo, ya sea crudo, cocido o fresco, en vinagre o macerado...
  • Salmón, los pescados azules en general, son ricos en Omega 3, lo que ayuda a aumentar los niveles de colesterol bueno y reducir el malo
  • Manzana y alimentos ricos en pectina

Comentarios