10 Consejos para preparar el biberón de tu bebé


La hora de tomar el biberón es uno de los momentos más felices durante el día para tu bebé. Debes poner mucha atención a su preparación, dáselo con todo tu cariño y comparte una maravillosa experiencia entre padre e hijo.

Pasos para preparar el biberón

El primer paso que debes tener en cuenta antes de prepararlo es asegurarte de que cumples con una buena higiene tanto en las manos como las uñas y la ropa.
1. Esterilizar el biberón, para ello, debemos sumergir sus piezas (tapa, rosca, tetina y vaso) en agua hirviendo unos 4 o 5 minutos o, bien, utilizar otro sistema con microondas, en frío con ayuda de pastillas o líquidos desinfectantes o eléctricos, que esterilizan el vapor.


2. Poner agua y templarla. Echar la cantidad aconsejada por el pediatra y calentarlo en el microondas (sin incluir la tetina) o en el calientabiberones.


3. Añadir la medida rasa de leche. Las medidas de leche en polvo están estipuladas por un cacito por cada 30 ml de agua. El médico irá indicando las cantidades de leche que se precisen. El cacito debe ser siempre raso, ya que, si echamos más, corremos el riesgo de causar problemas digestivos y renales al bebé y, si echamos menos, le faltaría alimento.


4. Cerrar, mezclar y probar. Una vez añadida la leche, colocar la tapa junto con la rosca y, finalmente, la tetina. Cerrarlo y agitarlo bien, así la leche se disuelve y el calor se reparte por igual si el biberón ha sido calentado en el microondas. Quitar la tapa, volver a cerrar y echar unas gotas de leche sobre nuestra muñeca para comprobar su temperatura.


5. Buscar una buena postura, adoptar una cómoda tanto para él como para nosotros en un sillón confortable con la espalda recta y pegada al respaldo. Intentaremos mantener al bebé acostado pero, en ningún caso, tumbado. Darle la toma, que durará entre 10 y 15 minutos.


6. Expulsar los gases, este procedimiento es importante, Lo hará naturalmente, por lo que las palmaditas en la espalda no son necesarias. Simplemente, incorporarle y poner nuestra cabeza erguida sobre el hombro. Otra idea es sentarlo en nuestro regazo y colocarle la cara hacia delante, sujetándole por la barbilla.


7. No olvides higienizar el biberón


¿Hasta cuándo esterilizar el biberón?

Por suerte, y a no ser que el pediatra indique lo contrario, sólo hay que esterilizar el biberón durante los 3 primeros meses. Cuando veamos que el bebé empieza a meterse objetos en la boca o comer otros alimentos.

Consejos de la Asociación Española de Pediatría

La Asociación Española de Pediatría ha publicado, recientemente, un documentos que orienta sobre la lactancia materna y la alimentación complementaria titulado "Alimentación de los lactantes y niños pequeños: Normas recomendadas por la Unión Europea", que recoge el trabajo para la Nutrición Pública Saludable. En el anexo final, aparecen recomendaciones acerca de cómo alimentar a los bebés de un modo seguro y correcto.
  • Poner atención a la fecha de caducidad del envase, algunos nutrientes que la componen pueden dejar de ser efectivos y se degradan con el tiempo
  • Asegurarse de que no haya abolladuras en las latas
  • Para su conservación, tanto el frío como el calor degradan los nutrientes de la leche de fórmula. Conviene que el envase se conserve en un lugar fresco y seco, alejado de fuentes de calor, como el horno o la calefacción. No exponerlo a la luz directa del Sol. Una vez abierto el envase, mantenerlo bien tapado y seguir las instrucciones del fabricante de cuanto a su almacenamiento
  • Antes de abrir la tapa, conviene proceder a su limpieza
  • La cuchara o medidor de leche debe estar limpia y seca
  • Comprobar las características organolépticas de la leche (olor, color y sabor)
  • Usar envases libres de gérmenes, tras un minucioso lavado y esterilización
  • Si hervimos el agua durante mucho tiempo, sólo conseguiremos que se concentren las sales minerales, lo que no conviene al bebé de ninguna manera. Usar, preferentemente, agua embotellada o hervir durante un minuto
  • Para la reconstitución y preparación de la fórmula en polvo, deben seguirse exactamente las instrucciones del envase, con el fin de asegurarse de que la preparación no resulte ni demasiado concentrada ni demasiado diluida, ambos pueden suponer un peligro para el niño. Reconstruir la fórmula con agua caliente (menos de 700C o agua que haya sido hervida y enfriada desde esta medida, evitando su contaminación
  • No preparar los biberones con antelación, así evitaremos recalentarlos. Si necesitamos prepararlo con anticipación, procuraremos no conservarlos más de 24 horas y guardarlos en el frigorífico

Si necesitas un profesional de apoyo en el cuidado de tus hijos llama al 913 407 159, los verdaderos expertos de Servicios Auxiliares

Comentarios