El origen del Parkinson


Antes de indagar en su origen, debemos conocer un poco sobre esta enfermedad neurodegenerativa.
El Parkinson conduce, con el tiempo, a una incapacidad progresiva, producido a consecuencia de la destrucción de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra, un elemento importante en el sistema de los ganglios basales. Frecuentemente clasificada como un trastorno del movimiento, la enfermedad del Parkinson también desencadena alteraciones en la función cognitiva, en la expresión de las emociones y en la función autónoma.
Representa el segundo trastorno neurodegenerativo, situándose detrás de la enfermedad del Alzheimer. Su extensión es mundial, siendo frecuente que aparezca a partir de los 60 años.



De momento se desconoce el origen de la enfermedad, exceptuando los casos introducidos por traumatismos, medicamentos y algunas formas hereditarias en ciertos grupos familiares. Existen numerosas teorías que intentan explicar el deterioro neurológico que produce esta patología.

Causa hereditaria

La causa hereditaria del Parkinson se estima entre un 10 y 15% de los diagnósticos y, en los casos de inicio temprano, alcanza un 50%, según la Fundación Española de Enfermedades Neurológicas (FEEN)


Causa por plaguicidas

En España se registran 200 enfermos por cada 100.000 habitantes, mientras que en Extremadura esta cifra se incrementa hasta 266 enfermos por cada 100.000 habitantes, lo que podría deberse a una mayor exposición de los plaguicidas, señalados en diversos estudios epidemiológicos como un factor desencadenante. Así, la prevalencia de esta enfermedad en sectores profesionales o grupos poblacionales más expuestos a este tipo de sustancias es superior con respecto a la sociedad en general.
Así lo afirma José Manuel Fuentes, investigador principal de CIBERNED en un Programa de Formación de Ciencias de la Salud y de la Atención Social, organizado por la Dirección General de Planificación, Calidad y Consumo del Gobierno de Extremadura.


Causa por microbioma intestinal

Los investigadores del Instituto de Tecnología de California (EEUU) han descubierto, en rayones genéticamente predispuestos a la enfermedad del Parkinson, que el origen de esta patología puede encontrarse en el intestino, lo que explicaría los motivos por lo que los pacientes tienen problemas digestivos años antes de sufrir los premios síntomas. Esta enfermedad estaría causada, en su defecto, por la acumulación de las neuronas de proteínas a-sinucleína anormales, lo que ocasiona efectos particularmente tóxicos a las células que liberan dopamina en las regiones cerebrales que controlan el movimiento.


Mientras apoyamos y seguimos las investigaciones de los expertos, gracias a la Fundación Nacional del Parkinson podemos conocer estos signos de alerta temprana:
  • Temblores o contracciones en las extremidades
  • Escribir con letra pequeña: a veces, la forma en que escribimos cambia a medida que envejecemos, o también si nuestras manos o dedos se ponen rígidos o perdemos la visión, sin embargo, estos cambios suceden a lo largo del tiempo
  • Pérdida de olfato
  • Problemas con el sueño
  • Dificultad al caminar
  • Falta de expresión facial
  • Encorvamiento de la espalda

Comentarios