Cuida tus dientes


Mantener una buena salud bucodental siempre será un punto a favor. En primer lugar, eliminaremos las molestias causadas por las enfermedades dentales y los tratamientos reparadores. Por otro lado, nos ayudará a prevenir la formación de la placa dental, una capa muy fina que se adhiere a los dientes; esta afección debe suponer una preocupación, pues actúa como un imán para las bacterias y el azúcar.



Las enfermedades bucodentales son las más comunes ente los humanos. La caries y las enfermedades periodontales son las máximas responsables de la pérdida de pinzas dentales, que afecta a un alto porcentaje de la población mundial. Las infecciones dentales están asociadas con otras enfermedades sistémicas. Diversos estudios han demostrado que estos pacientes tienen un mayor riesgo de sufrir una isquemia cerebrovascular, así como de padecer un infarto, lo afirma el diario El Mundo.
Pero, ¿sabemos cómo cuidar nuestros dientes?

La dieta, más importante que el propio cepillado para prevenir los caries

Según la especialista en odontología restaurativa Serpil Djemal, del King´s College Hospital de Londres, la dieta tiene un gran peso en la prevención de afecciones, sobre todo, de la caries.
Otro dato a destacar, es la importancia del cuándo comer, pues justo después de cada comida la boca se vuelve ácida, creando un ambiente en el que los dientes empiezan a disolverse.


El consejo general para el cuidado de los dientes es evitar comer entre horas e ingerir dulces después de las comidas. Sin embargo, si no puedes resistirte a picotear, los expertos recomiendan beber agua, masticar chicle sin azúcar o, incluso, comer un poco de queso para ayudar a los dientes a regresar a ese nivel seguro de acidez.


Pasta de dientes con flúor

Este mineral ayuda a prevenir tanto el deterioro como el desgaste de los dientes, al contar con agentes antibacterianos, con el fin de mejorar la calidad del esmalte dental y protegernos, una vez más, de la caries.


Cepíllate después de cada comida

Al cepillar los dientes, se debe hacer al menos durante dos minutos, el tiempo suficiente para llegar a todos los rincones de la boca. Listerine recomienda colocar el cepillo formando un ángulo de 45º respecto a la encía. Hacer movimientos cortos y suaves, eliminando la placa.


Recordar limpiar todos los dientes y superficies: dentro, fuera, masticatorias, dientes de difícil acceso y zonas que rodean los empastes u otras restauraciones.



La importancia del hilo dental a diario


El hilo dental limpia la superficie dental, donde los filamentos del cepillo de dientes no pueden limpiar con eficiencia. Usar 40 cm de hilo como un cepillo interdental, moverlo de arriba a bajo a lo largo de los costados de la pieza dentaria.


Usar enjuague bucal

Las bacterias también pueden asentarse en la lengua y las encías. El uso de un enjuague bucal después del cepillado es importante para reducir su proliferación.
Los colutorios de uso diario se deben ir incorporando a la rutina diaria de la higiene bucal como complemento del cepillado y el hilo. Debemos destacar la importancia de un efecto antibacteriano, capaz de eliminar la placa, proteger las encías y combatir las bacterias que causan la halitosis.


Visita al dentista


Aun siguiendo todas estas indicaciones, hay un aspecto fundamental que jamás podemos pasar por alto, el visitar la consulta del dentista de forma periódica. Debemos recibir una limpieza profesional y exhaustiva, al menos, una vez al año, con el objetivo de eliminar por completo la placa acumulada.

Comentarios