Alimentos Contra la Hipertensión


La hipertensión es una patología crónica que consiste en el aumento de la presión arterial. Una de las características de esta enfermedad es que no presenta unos síntomas claros, pero tampoco se manifiestan durante mucho tiempo.
Las primeras consecuencias de la hipertensión la sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial de forma continua, se hacen más gruesas, lo que puede verse dificultado al paso de la sangre. Según datos de la Sociedad Española de la Hipertensión en la "Liga Española para la Lucha Contra la Hipertensión Arterial", en España existen más de 14 millones de personas con hipertensión. De esta cantidad, 9,5 millones no están controlados y 4 millones se encuentran sin diagnosticar.


Hacer cambios en nuestra dieta es una forma comprobada de ayudar a controlar la hipertensión arterial. Es recomendable comer alimentos que sean naturalmente bajos en grasa, como granos integrales, frutas y verduras, además de:
  • Leer las etiquetas de los alimentos y prestar especial atención al nivel de grasa saturada
  • Evitar o reducir la ingesta de alimentos ricos en grasa saturada, pues es uno de los más comunes respecto al riesgo de sufrir una cardiopatía
  • No comer alimentos hidrogenados o parcialmente hidrogenados, ya que vienen cargados con grasas trans
  • Limitar el consumo de alimentos procesados y fritos
  • Reducir la cantidad de productos horneados preparados comercialmente
  • Prestar atención a la preparación de los alimentos
  • No exceder el consumo de alcohol
  • Evitar conservas y ahumados en carnes y pescados

Alimentos que combaten la hipertensión

  • El consumo suficiente de agua es fundamental para mantener un buen equilibrio hídrico y favorecer la buena circulación de la sangre
  • Escoger alimentos de proteína magra, como la soja, el pescado, pollo sin piel, carne muy magra y productos lácteos descremados
  • Alimentos ricos en fibra soluble, como avena, salvado, guisantes, lentejas, arroz integral y algunos cereales
  • Aunque los frutos secos son beneficiosos para la salud cardiovascular, debemos evitar los salados y recordar que suponen un alimento con una alta densidad calórica, es decir, nos aportan muchas más calorías, así que deben tomarse con moderación
  • El aceite de oliva se convertirá en uno de tus mejores aliados, debido a su cantidad de ácidos grasos, tiene un fuerte efecto antinflamatorio en el cuerpo humano, lo que ayuda a prevenir enfermedades como la aterosclerosis
  • De acuerdo con un estudio de la Queen Mary University (Londres) tomar un vaso de zumo de remolacha podría bajar los niveles de presión arterial en cuestión de horas, debido a que el nitrato que contiene produce el mismo efecto que cualquier fármaco del mismo elemento

Dieta para la Hipertensión, realizada por la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del Corazón

Comentarios