Señales y Etapas del Alzhéimer


Cada día experimentamos pequeños olvidos, como no recordar dónde dejamos las llaves del coche; pero una persona con Alzheimer u otro tipo de demencia, encontrará grandes obstáculos a la hora de recordar la dirección de su o el nombre de sus hijos.
Por lo general, la enfermedad del Alzheimer avanza gradualmente, con una duración desde 2 a 20 años, con promedio de 7 años en España. Gracias a los avances científicos, hoy, sabemos que esta patología existe en el organismo del enfermo mucho antes de que aparezcan los síntomas. Pero, una vez expuestos, aumentarán en intensidad.
Debemos tener en cuenta que cada individuo puede experimentar una o más de estas señales en grados diferentes. Si las notas o sabes de alguien que las padezca, consúltalo o aconseja consultarlo con un médico.



9 Señales de Advertencia de la Enfermedad del Alzhéimer

  1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana, como olvidar un evento importante o la necesidad de consultar sistemas de ayuda para la memoria.
  2. Dificultad para planificar o resolver problemas
  3. Conflictos para desempeñar tareas habituales en el , el trabajo o en su tiempo libre
  4. Desorientación de tiempo y/o lugar
  5. Dificultad para comprender imágenes visuales
  6. Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o en lo escrito
  7. Colocación de objetos fuera de lugar y falta de habilidad para retroceder en sus pasos
  8. Pérdida de iniciativa para tomar parte en las actividades sociales
  9. Cambios de humor

Etapas

Según la Fundación Española de Alzheimer, estas son las etapas o fases por las que pasan las personas que lo padecen:

Fase Ligera

  • El enfermo olvida sus citas, las llamadas telefónicas, el nombre de las personas cercanas a él, los objetos familiares. Tiene dificultades para seguir una conversación, se equivoca en cuentas matemáticas…
  • Está sujeto a bruscos cambios de humor. Los enfermos tienen tendencia a aislarse en un entorno familiar que conocen bien, salen menos y no desean entablar conversación con conocidos, como vecinos o amigos.
  • A pesar de que esta persona continúa razonando y comunicándose bien con los demás, presenta problemas para encontrar las palabras precisas, sus frases son más cortas o mezcla ideas que no tienen relación directa entre sí.
  • Todavía la coordinación de gestos espontáneos y movimientos corporales no se ve afectada.
  • Es capaz de realizar, sin demasiados problemas, las actividades de su vida diaria, incluso profesionales.

Fase Moderada

  • La memoria se altera progresivamente. El enfermo olvida los sucesos recientes. No recuerda qué ha desayunado, acusa a sus seres queridos de abandono por no poder visitarlo, aunque hayan acudido el día anterior, no puede asimilar o comprender hechos nuevos (el fallecimiento de un pariente o un matrimonio)… Sin embargo, todavía recuerda hechos lejanos, aunque los sitúe mal en el tiempo.
  • A continuación, darán paso las reacciones agresivas. Cuanto más dependiente sea, más irritado se mostrará. Su fatiga aumenta y deja de moverse, a no ser que se le estimule, experimenta miedos injustificados, camina durante horas de un lado a otro, etc.
  • La comunicación con el entorno se torna más complicada: habla menos, su vocabulario empobrece, repite las mismas palabras o frases o responde a las preguntas lentamente.
  • También afectará a sus gestos, los cuales se vuelven imprecisos: pierde el equilibrio, presenta dificultades para sostener los cubiertos, necesita que lo ayuden para caminar y podrán aparecer movimientos anormales (temblores, contracturas musculares o convulsiones)

Fase Severa

  • El enfermo olvida los hechos recientes y pasados. No reconoce a su cónyuge o hijos, pero conserva la memoria emocional. Se da cuenta de que la persona que le cuida le ayuda y le quiere.
  • Su humor en esta etapa es imprevisible, no reaccionará de forma coherente ante una situación ni comprenderá explicaciones.
  • Balbucea, repite palabras sin sentido…
  • Deja de controlar sus gestos, no puede levantarse, sentarse o andar. Le cuesta trabajo la tarea de tragar y mostrará otras dependencias.

Para la familia resultará muy complicado llevar la situación, al no tener conocimiento sobre ello, verse incapacitados para proporcionar ayudas o sentirse superados por la situación. Por ello, es importante la presencia de un cuidador experimentado, que los oriente y ayude en un largo y difícil proceso que es el Alzheimer.

Comentarios