Niños y Dolores del Crecimiento


Una pregunta que padres y pediatras siempre se han planteado.
Mientras crecemos, no lo hacemos de una manera constante, sino que esta función puede acelerar y frenar progresivamente.
Cuando se produce una de esas fases rápidas en la que a los niños se les queda toda la ropa pequeña en poco tiempo, los huesos se alargan. Los tendones, músculos y articulaciones en ese momento son sometidos a una mayor tensión, lo que puede producir dolor.


Es cierto que los dolores de crecimiento pueden ser fuertes y, en general, aparecen entre los 3 y 5 años y entre los 8 y 12 años de edad. Estas molestias aparecen en las piernas, mayormente en los muslos, pantorrillas o detrás de las rodillas.


¿Qué causa los dolores de crecimiento?

Los niños tienden a crecer en verano, por ser una de las épocas del año en la que más actividad realizan.
No se conoce con exactitud por qué ocurren realmente, según Familia y Salud, aparecen aproximadamente en el 20% de los niños en edad escolar, aunque se ha relacionado con diversos factores:
  • Fatiga muscular, producida tras una actividad más física de lo normal
  • Una mala postura de pie, sentado o caminando provoca mayor tensión en los músculos que sostienen el cuerpo. A veces, los niños con pie plano pueden tener más problemas con dolores.
  • Malestar emocional, que puede desencadenar dolencias físicas
  • Mínimos traumatismos acarreados durante el día, que producirán pequeñas lesiones musculares que se manifiestan por la noche
  • El estiramiento de los músculos es producto del crecimiento de los huesos

¿Qué hacer para que nuestros hijos se sientan mejor?

Los niños no deben tomar aspirinas o antinflamatorios, porque puede causar una enfermedad grave y poco frecuente, el Síndrome de Reye.
Hemos recopilado una lista de consejos que pueden ayudar a tu hijo a sentirse mejor:
  • Colocar una almohadilla o paño caliente sobre la zona dolorida
  • Enlogar o masajear brazos y piernas
  • Una baño de agua caliente

Diagnóstico

Los dolores de crecimiento se diagnostican descartando otras causas, como:
  • Artritis, que daña las articulaciones
  • Infecciones, como la osteomielitis
  • Los problemas que afectan en la forma en la que los músculos trabajan juntos

¿Cuándo consultar con el pediatra?

  • Tiene dolor intenso o dolor que únicamente afecta a una articulación
  • Si el dolor se presenta durante el día
  • Si tiene fiebre, pérdida de apetito o erupciones
  • Presenta hinchazón, enrojecimiento o sensibilidad en la zona

Comentarios