Mitos y Verdades Sobre el Envejecimiento


Los mitos que aún perviven sobre la vejez se basan en “medias verdades” y en datos que son falsos, puesto que se ha dado lugar un gran giro en las últimas décadas.
Ante esas personas mayores, debemos empezar a preguntarnos cómo nos gustaría que nos vieran y trataran en su posición, como seres únicos, con nuestras propias fortalezas o debilidades, o bien, bajo la lupa de las creencias estereotipadas que la sociedad tiene sobre nosotros.
Actualmente, la vejez se ve como algo negativo, en el que los propios ancianos restan de importancia y atención que, realmente, se merecen.

Los adultos mayores en edad avanzada son personas enfermas

MITO. Hoy en día, el 80% de los adultos mayores están sanos, eso significa que, a pesar de padecer una o varias enfermedades, continúan siendo independientes, se mantienen socialmente activos y siguen un tratamiento médico.

Las personas mayores tienen más accidentes de tráfico como conductores

MITO. De hecho, los conductores con más accidentes son los que obtuvieron su carnet de conducir hasta 4 años atrás. También, las personas mayores registran 4 veces menos accidentes que los jóvenes menores de 25 años y menos de la mitad de los conductores de 35 a 44 años.


Los mayores no pueden aprender cosas nuevas

MITO. Es cierto que las funciones de las neuronas se van perdiendo gradualmente con el paso de los años, pero todavía pueden ser utilizadas. De manera que el proceso de aprendizaje es viable, sólo que a otro ritmo y metodología diferentes.


Todos los ancianos padecen demencia

MITO. Sólo entre el 6 y el 10% de las personas mayores de 65 años sufren demencia y, únicamente, un tercio de los mayores de 85 muestran algún síntoma. A su vez, algunos tipos de demencia pueden ser reversibles.


Para envejecer en buenas condiciones se debe tener buenos genes

MITO. Un estudio realizado por la Fundación MacArhtur reveló que la disposición genética no tiene relación directa con el deterioro físico. Sól oel 30% de las enfermedades desarrolladas en la vejez podrían atribuirse a los genes.
Así, cómo y dónde vivimos tiene un impacto más profundo en todas las funciones orgánicas, incluyendo el corazón o el sistema inmunológico por delante de la genética.

Yasmina Rossi, 62 años. Modelo


La depresión en edad avanzada es más duradera y difícil de tratar que en los jóvenes

MITO. El curso de la depresión es idéntico en todas las edades. La respuesta a su tratamiento es igual de positiva.
En determinadas poblaciones, la prevalencia de depresión no muestra diferencias entre jóvenes y mayores. Este estereotipo puede ser explicado porque la tasa de depresión en instituciones es muy elevada, debido a los cambios que experimenta la persona en su vida


“Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años” – Abraham Lincoln

Comentarios