Cómo Mantener tus Alfombras Limpias


Las alfombras nos ayudan a mantenernos calientes en invierno, además de ser un elemento decorativo eficaz e importante. Pero también necesitan un mantenimiento y limpieza específicos, dependiendo de su tejido o color. Restos de fibra, pelo de mascotas y manchas líquidas o grasientas son los problemas a los que se enfrentan estos útiles cada día.


Según los expertos, no mantener nuestras alfombras en buen estado, puede contaminar el aire del hogar, debido a la cantidad de gérmenes que se pueden acumular en ella.
Antes de comenzar, queremos contarte un famoso y eficiente truco casero para eliminar los malos olores de tus alfombras:
  1. Espolvorea una generosa cantidad de bicarbonato de sodio sobre toda la superficie, pues éste actúa como un desodorante natural para cualquier tejido
  2. Deja reposar el bicarbonato durante la noche, cuanto más tiempo dejes que actúe, mejores resultados obtendrás
  3. Utiliza una aspiradora para eliminar los restos

¿No tienes tiempo? ¡Una pasada rápida!

Este truco es el más sencillo y uno de los más usados. Válido para todo tipo de alfombras. Lo primero que haremos será calentar agua, sin dejarla hervir. Añadir 100 ml de amoniaco y pasar la mezcla con un pulverizador.
Tras rociar la zona, usaremos un cepillo para ir fregando cuidadosamente la alfombra. Después, abriremos ventanas para dejar paso al aire fresco.


Limpieza de alfombras de pelo largo

Ideales para niños y mascotas, es recomendable lavarlas con más frecuencia y cuidar que las hebras sintéticas no se desprendan.


Puedes escoger entre dos distintas fórmulas:
1. El vinagre blanco es un producto ideal para este tipo de tejido y, lo mejor de todo, no dejará rastros de olor en él. Antes de pulverizar la alfombra, la colgaremos en algún lugar al aire libre, ya sea en una terraza o ventana. Golpéala para espantar el polvo y déjala secar por unas 3 horas.
2. Incorporaremos el accesorio para limpieza de tapicería en nuestra aspiradora, evitando así que el pelo se atasque en ella. A continuación, la rociaremos con agua y esparciremos blanqueador en polvo con una toalla limpia. Una vez realizado este paso, le pasaremos una de vapor y la dejaremos secar.


Limpiar las manchas enseguida

Siempre es aconsejable intentar limpiar las manchas de nuestras alfombras tan pronto como sea posible, antes de que puedan secarse por completo. Una ligera cantidad de jabón siempre nos salva de un apuro, pero profundicemos un poco más:
– Para las manchas pegajosas, por ejemplo de chicle, endureceremos la zona con hielo antes de intentar retirarlo
– Para las manchas de mal olor, mezclaremos partes iguales de vinagre y agua tibia, a continuación, aplicaremos la combinación con un paño.

Comentarios