La Buena Limpieza del Colchón


¿Sabías que tu colchón es un para los ácaros? Sí, aquellos arácnidos que suponen un riesgo directo para nuestra salud, pues pueden producir alergias y problemas de insomnio. En tu cama, en este momento, pueden vivir entre 100.000 y 10 millones, dependiendo de su antigüedad, así lo afirma Vórtices.




Los expertos aconsejan cambiar el colchón cada 10 años, pero hay una gran variedad de factores que determinan esta elección, como su calidad. Lo que debes tener en cuenta es que, mientras tu colchón siga teniendo vida útil, es imprescindible efectuar periódicas para librarnos de los temibles ácaros, ¡Es muy sencillo!
Teniendo en cuenta que, aproximadamente, pasamos un promedio de un tercio de nuestra vida durmiendo, ¿por qué no hacerlo de forma saludable?

Formas de Limpieza y Desinfección de Colchones.

1. Con bicarbonato y aceite esencial
  • Quitar las sábanas y apoyar el colchón en un lugar donde le den los rayos solares.
  • Utilizaremos bicarbonato de sodio por ser un elemento que ayuda a eliminar la humedad, desodorizar y quitar todo tipo de bacterias, como los ácaros. En un recipiente de plástico, introducir 250 gramos de bicarbonato, añadiendo 5 gotas de aceite esencial. Este aceite es uno de los mejores desinfectantes naturales que existen.
  • Mediante el tamiz o colador, iremos esparciendo esta mezcla sobre la superficie del colchón. Dejándolo actuar 1 hora por cada lado
  • Pasaremos la aspiradora para retirar la suciedad adherida al bicarbonato de sodio.

2. Con agua y detergente
  • el colchón con la aspiradora o un cepillo de tapicería
  • Verter una cucharada de detergente para ropa en 1 litro de agua fría y mezclar la solución hasta conseguir espuma
  • Humedecer una esponja en ella y frotar las manchas, si las hay, y la superficie
  • Tras dejar secar el colchón por unas horas, volver a aspirarlo para eliminar residuos persistentes

3. Utilizando vapor



Consejos y Sugerencias Adicionales

  • Para prolongar la vida de tu colchón, debes darle la vuelta cada 6 meses.
  • Recuerda no empaparlo demasiado, ya que, sino se seca correctamente, es probable que aparezcan hongos.
  • Para evitar las manchas y mantenerlo limpio y fresco durante más tiempo, cambia las sábanas a menudo y aspíralo regularmente.
  • Antes de la limpieza, comprueba las etiquetas del fabricante, en ellas puedes encontrar consejos de interés. Asegúrate de seguir las advertencias y precauciones para evitar dañar tu colchón.
  • El uso aconsejable del bicarbonato es una vez al mes.
  • El agua oxigenada y el bórax tienen propiedades blanqueadoras. Al manipular el bórax, utiliza guantes para evitar la irritación de la piel.
  • Utiliza un protector de colchones, es más fácil lavarlo en la lavadora que limpiar una mancha directamente del colchón.

¿Te han parecido útiles estos consejos? ¿Los aplicarías? ¡Cuéntanos los tuyos!

Comentarios