¡Devuélvele la Vida a tus Toallas!


Las toallas son uno de los elementos que más usamos en nuestra vida diaria, por lo que es muy común que, con el paso del tiempo, empiecen a perder su capacidad de absorción, adquieran mal olor o se vuelvan ásperas. También y, poco a poco, acumulan suciedad y bacterias de las que sólo nos podemos deshacer lavándolas.
Los factores que influyen en este proceso pueden ser la fricción, la cal o el secado a alta temperatura.


La principal causa de la pérdida de suavidad es la acumulación de minerales en el tejido, más a mayor dureza del agua. También, pierden su capacidad de absorción por el uso de determinadas sustancias químicas existentes en los suavizantes, como la silicona y otros lubricantes. El calor es otro de los principales acelerantes de su envejecimiento. Por ello, no se recomienda su planchado o hacerlo a la menor temperatura posible.


Una buena recomendación es lavar las toallas sin suavizante antes de usarlas por primera vez, incluso, en los dos o tres próximos lavados o dejar las toallas nuevas en remojo durante un par de horas en agua fría, con un puñado de sal y un chorrito de zumo de limón.
Algunos trucos para devolverle la vida a tus toallas son:
  • Hacer una solución casera con vinagre blanco y bicarbonato de sodio, fieles compañeros a la hora de tratar nuestros utensilios del . En primer lugar, meter la toalla y agua caliente en la lavadora, añadir 25 g (una taza) de vinagre e iniciar el ciclo de lavado completo. Agregar 50 g (media taza) de bicarbonato de sodio y agua caliente y ejecutar otro ciclo de lavado

  • Haciendo referencia a una recomendación anterior, también podemos sumergir nuestras viejas toallas en un barreño de agua fría con un poco de vinagre blanco y limón durante 30 minutos. Posteriormente, enjuagarlas con agua fría y meterlas en la lavadora, eligiendo, preferentemente, un programa en frío
  • Otro compañero del vinagre blanco es el jabón. Para conseguir que las toallas queden desinfectadas y esponjosas, añadir un poco de jabón y vinagre
  • Otro truco en el que el vinagre es el protagosnista es llenar un cuento de agua, colocar la toalla y añadir vinagre blanco y  dejarlo reposar durante toda la noche. Al día siguiente, introducir la toalla en la lavadora y utilizar tu gel y suavizante habituales
  • Lavarlas sin mezclarlas con otras prendas usando detergente suave y agua fría
  • No tenderlas al Sol, colocarlas mejor en una zona aireada
  • Usar sólo la mitad de detergente que recomienda el envase del producto
  • Usando la secadora, tus toallas quedarán suaves
  • Utilizar pasillas antical o bórax, en lugar de usar vinagre para ablandar el agua. Puedes escoger pastillas o tabletas antical para lavadora. Otra opción es mezclar medio vaso de bórax (borato de sodio) con un vaso de bicarbonato sódico en agua caliente hasta quedar disuelto por completo, vertir esta mezcla en una botella con 2 litros de agua y añadir en tus totallas dos vasos de este preparado

¿Qué te han parecido estos trucos? ¿Probarías alguno? ¡Cuéntanos los resultados!

Comentarios

  1. Probé el de vinagre blanco y limón y funcionó bastante bien
    Gracias por el consejo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario